Han tardado y todo es de color de rosa y toda esa mierda, pero la cinta de Todd Phillips refleja lo que hay: malestar y que no todo son superhéroes que han venido a salvarnos

Estoy realmente encantado con Joker, una cinta atrevida, descarada, brutalmente interpretada y que le da un palo al cine en sus partes y a la sociedad y a las política. Sí, temieron las revueltas y no me extraña, porque la película expresa lo que hay: que estamos hasta las narices de cuatro mega… lo que sea que están haciendo de la sociedad una verdadera cloaca.

Algún conocido mío estuvo de viaje en San Francisco y se quedó impresionado por las calles llenas de mendigos. Eso no sale en las noticias. Otro conocido publicó un libro sobre el desastre financiero en Los Angeles. Ahora viene la guerra comercial con todos… En San Diego dicen las malas lenguas que cerraron los psiquiátricos para no pagar, y los locos saltaron a la calle directamente pegando a los turistas.

De ahí surge la revuelta y de ahí nos acaba de llegar Joker, que refleja en un imaginario Gotham lo que está sucediendo: que estamos hasta los mismísimos  Sé que publiqué una crítica ayer, pero me quedé con las ganas: Joker es una maravillosa película y la única que refleja lo que está pasando.

La gente la adorará y creo que no ganará el Oscar, pero es la película de una época. Porque el cine que se hace es una p. m.

Ésa en la que estamos hasta los cojones, ovarios o lo que sea… locos por hacer un viral, locos por conseguir medicinas o locos porque, simplemente…

Lo estamos.

Martin Cid es novelista y autor de diversos libros que incluyen novelas, ensayos y relatos. Entre ellos encontramos: Editor de este medio. Fumador, bebedor y persona de mal vivir.

Deja un comentario