mediQuo explica cómo saber si se padece depresión

0
1108

Se calcula que esta enfermedad mental afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Bajo estado de ánimo, falta de apetito, irritabilidad, pesimismo o sentimientos de culpabilidad, son algunos de los síntomas más comunes de la depresión

Día Europeo de la Depresión, 3 de octubre
Hay días en los que una persona puede sentirse alegre y contento y, otros, por el contrario, sensible y triste. Sentimientos encontrados que se padecen en algún momento de nuestras vidas. Pero en ocasiones, la tristeza puede estar presente durante un largo período de tiempo en lo que puede derivar en una enfermedad mental, que se conoce como depresión. Es más frecuente de lo que se piensa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, lo que la convierte en la principal causa de discapacidad.

En numerosos casos, las personas pueden sentirse melancólicas, tener pensamientos negativos o no tener ganas de hacer nada. Pero, ¿cómo se puede saber si está triste o si lo que se padeces es una depresión? Según Laura Llobet, psicóloga de mediQuo, el chat médico 24/7 donde consultar directamente con médicos y especialistas de la salud, “lo primero que hay que tener presente es que la tristeza es una emoción totalmente natural, como lo son la alegría, el miedo o la ira, pero que jamás se debe confundir con la depresión. Sin embargo, la depresión es un trastorno que se caracteriza principalmente por la presencia de tristeza la mayor parte del día, todos los días, y representa un cambio en nuestros días”.

Consciente de que se trata de una enfermedad que afecta a una gran parte de la población y, coincidiendo con el Día Europeo de la Depresión, que se celebra el próximo 3 de octubre, la psicóloga de mediQuo analiza los síntomas más comunes de la depresión:

  1. Disminución del interés en actividades que antes se disfrutaban. Al no sentirse bien, puede suponer una pérdida de interés en el día a día por las actividades cotidianas.
  2. Bajo estado de ánimo o desesperanza. El bajo el estado de ánimo puede afectar en gran medida a las relaciones personales y laborales y a los quehaceres diarios.
  3. Irritabilidad. Algunas personas pueden aumentar su temperamento y perder la falta de control.
  4. Falta de apetito, variaciones de peso. Se manifiesta con una pérdida o aumento importante de peso sin hacer dieta.
  5. Pesimismo. Esta actitud puede llevar a un círculo vicioso del que a veces es muy difícil de salir.
  6. Sentimientos de culpabilidad. Las personas que padecen una depresión tienden a auto culparse de todo lo que ocurre a su alrededor, aunque no hayan tenido ninguna responsabilidad.
  7. Sentimientos de inutilidad. Las personas afectadas suelen tener baja autoestimas y sentirse totalmente prescindibles, incluso tienen la sensación de ser una molestia para el resto de las personas.
  8. Insomnio. La falta de sueño puede interferir en su rutina diaria al tener dificultades para conciliar el sueño o mantenerlo a lo largo de la noche.
  9. Fatiga o pérdida de energía todos los días en cualquier actividad.
  10. Movimientos lentos o de inquietud (agitación o retraso psicomotor). Aumentan los movimientos voluntarios o involuntarios anormales.
  11. Dificultades de concentración. Facilidad para distraerse y no finalizar las tareas.
  12. Pensamientos de muerte recurrentes. Pensamientos negativos que vienen a la mente una y otra vez.

Hay que tener presente que, para hablar de depresión, los síntomas mencionados anteriormente deben presentarse casi todos los días durante al menos dos semanas. Además, los síntomas causan un malestar que repercute, entre otros, en el ámbito social y laboral.

Muchas personas con depresión no reciben ayuda o tratamiento, bien porque no han sabido detectar que padecen depresión, o bien porque creen que la depresión no se puede tratar. Por eso, Laura Llobet resalta la importancia de que “todas las personas que crean que pueden estar sufriendo los síntomas mencionados anteriormente acudan a un especialista, que pueda determinar con exactitud si necesitan tratamiento y cuál es el más adecuado”