Los expertos de Smartick, el método de aprendizaje online de las matemáticas para niños de 4 a 14 años, afirman que retomar las rutinas diarias de repaso escolar y la constancia durante este primer mes de adaptación, son claves para conseguir que los menores regresen a las aulas más confiados en sí mismos y en sus posibilidades

Faltan pocos días para que los colegios vuelvan a llenarse de niños, mochilas y bocadillos y los pupitres de libros y cuadernos, que los gritos y las charlas llenen los pasillos y la ilusión de aprender, las clases. Un comienzo de curso que, además, devolverá a los niños esa rutina del día a día que tan difuminada queda en los meses de verano.

En esta época, los menores deben ir retomando el ritmo normal de sus jornadas, con horarios más divididos entre estudio y ocio, y con responsabilidades, no solo en el colegio, sino también en casa.

Precisamente esos buenos hábitos en el entorno familiar son los que les ayudarán a volver al cole con alegría y autoestima. Si durante sus vacaciones no han ‘desconectado’ totalmente de la actividad intelectual, el regreso a clase será mucho más fácil y tendrán una mejor predisposición a enfrentarse de nuevo a los libros. En especial, aquellos pequeños que han repasado sus conocimientos matemáticos llegan con una clara ventaja respecto a los compañeros que no han visto ‘un número’ en el periodo estival. La diferencia puede ser de casi dos meses de desaprendizaje a medida que avanzan los cursos.

El refuerzo o la ampliación en casa con métodos innovadores de aprendizaje como Smartick pueden ayudar a familiarizarse de nuevo con los hábitos de estudio, la constancia o la disciplina académica. Los niños perciben más fácil y natural el aprendizaje e incrementa las ganas de formarse en cualquier disciplina.

Conseguir que los pequeños comiencen el curso con alegría y entusiasmo no es una tarea tan difícil. Volver a ver a sus compañeros de clase, preparar el material escolar, regresar a sus actividades extraescolares o hacer planes para el fin de semana, los próximos puentes y hasta las vacaciones de Navidad, son solo algunos de los argumentos que los padres pueden utilizar para convencerlos de que la vuelta al cole es divertida y necesaria.

Y si, además, ya tienen adquiridos los hábitos de estudio, compromiso y concentración que aporta Smartick a sus alumnos, el camino será mucho más fácil.

Deja un comentario