TikTok es la red social de microvídeos musicales del momento, con más de 500 millones de usuarios activos y 1.200 millones de descargas. Sin embargo, está rodeada de controversias, como el presunto uso de los datos personales para el cieberespionaje del Gobierno chino o el escaso conocimiento por parte de los padres de lo que hacen en ella sus hijos

Según afirma Panda Security en un comunicado, la aceleradora china de startups que la financia, llamada ByteDance, ya ha sido amonestada por la Federal Trade Comission (FTC) en Estados Unidos con una multa de 5,2 millones por almacenar y recopilar datos sensibles e información personal de niños menores de 13 años. Asimismo, este “cuestionado” fondo de inversión ya ha sido acusado en varias ocasiones de servir al gobierno de China en el espionaje a sus propios ciudadanos.

Según el comunicado de Panda Security, TikTok registró 663 millones de instalaciones en todo el mundo en 2018, un dato sensible, puesto que se quedó muy cerca de las 711 millones de descargas que consignó Facebook ese mismo año, e incluso superó los 444 millones de Instagram. La creciente popularidad de esta red social y a las sospechas de que China esté espiando a sus millones de usuarios hace que, la aplicación pueda ser un “caballo de Troya” para occidente, según indica Panda security.

Vídeos aparentemente fútiles con mucho riesgo para los niños
Por otra parte, prosigue la nota remitida por la compañía de ciberseguridad, los menores “campan a sus anchas” por la aplicación, exponiéndose a múltiples riesgos y sin casi ningún control parental. En este sentido, los «retos absurdos» en los que los niños que los realizan podrían autolesionarse están a la orden del día en TikTok.

Es el caso del #VacuumChallenge, en el que los niños desafían a conocidos y desconocidos a meterse en una bolsa de basura, conectarla a una aspiradora y, literalmente, envasarse al vacío.

Otro reto de moda en TikTok es el de hacerse un ‘aumento’ de labios casero con pegamento para parecerse a la ‘celebrity’ de la prensa rosa estadounidense Kylie Jenner. En concreto, el ‘challenge’ consiste en pegarse la parte superior del labio a la zona del ‘bigote’ con pegamento para que se quede levantado y se obtenga un efecto que recuerda al dibujo de Betty Boop.

En muchos casos, este tipo de vídeos se hacen virales y convierten a los niños en “influencers” de TikTok, que en ocasiones alcanzan decenas de millones de reproducciones y pasan a otras redes sociales como Twitter, que potencian el alcance de los vídeos.

“Parece que TikTok ha dado con una fórmula realmente adictiva entre los niños más pequeños con un formato de vídeos cortos en los que la música juega un papel principal que es capaz atraparlos delante de la pantalla durante horas. Es de vital importancia controlar el tiempo que pasan nuestros hijos navegando en redes sociales y, sobre todo, monitorizar qué están viendo, para evitar riesgos de adicción al móvil y de acceso a contenidos que no son aptos para niños”, advierte Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security, en el comunicado.

Contenidos de fuerte contenido erótico
La red es tan adictiva para los niños porque se reúnen en ‘comunidades’ que giran entorno a nichos de contenidos muy específicos, como los videojuegos, o las parodias.

Pero, la gran mayoría de los vídeos imitan a videoclips musicales en los que suelen predominar canciones con un fuerte contenido sexual. Por ello, es habitual encontrar a niños cantando y bailando vestidos con poca ropa o de tal modo que se da poco lugar a la imaginación, en los que bailan de una forma excesivamente sensual; siendo vistos no solo por menores, sino también por adultos con cuenta en TikTok.