La Nave Espacial Japonesa HTV Llevará Ciencia y Tecnología a la ISS

0
1972
Crédito de la imagen: NASA
Crédito de la imagen: NASA

La nave de carga HTV-8 de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) está programada para despegar el 10 de Septiembre a las 21:33 GMT (6:33 a.m., hora local de Japón) rumbo a la Estación Espacial Internacional desde el Centro Espacial Tanegashima de Japón, 10 años después de que la JAXA lanzara su primera misión HTV. La nave espacial HTV-8 llega a la ISS el 14 de Septiembre.

Estos son los detalles sobre algunas de las investigaciones científicas y las instalaciones que llevará la nave HTV-8 a la Estación Espacial Internacional:

Preparándose para aterrizajes polvorientos

La nueva investigación Hourglass examina cómo los diferentes niveles de gravedad afectan el comportamiento de los materiales granulares, como el regolito, el polvo que cubre la superficie de los planetas y los cuerpos planetarios. Una mejor comprensión del comportamiento de estos materiales granulares respalda el diseño de naves espaciales para futuros aterrizajes en la Luna, Marte y otros cuerpos celestes.

Los científicos están llevando a cabo investigaciones similares sobre el regolito y materiales granulares utilizando la instalación de investigación Hermes de la Estación Espacial. Hermes proporciona una exposición de larga duración a la microgravedad y al vacío del espacio.

Mejor comunicación espacio-tierra y espacio-espacio

La investigación SOLISS demuestra una nueva tecnología para la comunicación futura de datos de banda ancha en el espacio. SOLISS es un sistema óptico montado en el Módulo de Experimentos Japonés, JEM, una plataforma externa que proporciona exposición continua al espacio para una variedad de experimentos. La tecnología SOLISS permite la transmisión de grandes cantidades de datos desde la Estación Espacial, así como desde satélites en órbita geoestacionaria a estaciones terrestres.

Predicción de inflamabilidad en microgravedad

EL experimento FLARE explora la inflamabilidad de los materiales en microgravedad quemando varios combustibles sólidos en diferentes condiciones dentro de un túnel de flujo. La microgravedad afecta significativamente la forma en que ocurre la combustión, pero las pruebas actuales de la inflamabilidad de los materiales para las misiones espaciales tripuladas no consideran el efecto de la gravedad. Esta investigación demuestra una nueva forma de predecir la inflamabilidad en microgravedad que podría llenar este vacío y mejorar significativamente la seguridad contra incendios a bordo de naves espaciales en futuras misiones de exploración. Los componentes finales del módulo FLARE llegarán a la ISS en la nave de carga HTV-8.

Deja un comentario