Los misterios de la civilización tienen respuesta: Juan Carlos Liñán lo cuenta en «La especie según Sauel»

0
1700

La Gran Pirámide o el templo de Sree Padmanabhaswamy, entre otras tantas edificaciones milenarias, esconden historias sorprendentes que se aúnan en este interesante libro

Juan Carlos Liñán sabe que su libro, La especie ~según Sauel~, no es una publicación al uso. Él mismo cuenta cómo, al contratar una crítica literaria experta para su análisis, esta concluyó que era imposible clasificarla dentro de un género literario concreto. Si es que todo lo que esconde entre sus páginas pudiera ser fruto de la imaginación o de la mera observación, claro.

Porque esta novela, que el autor enmarca dentro de la ciencia ficción, pero destaca como rara avis del género debido a sus tintes más realistas, llama la atención precisamente por esa indeterminación que hace fluctuar al lector entre la duda y la certeza de saber lo que está leyendo, si aquello que se dice que aconteció fue realmente así o no. «Lo más difícil ha sido relacionar hechos muy diferentes en un hilo histórico común, coherente, soportado por hallazgos reales, con hechos ciertos, y aderezarlo en una historia de ficción en la que los hechos reales son realmente lo más sorprendente», comenta el propio Liñán al respecto.

La historia viene dada de primera mano: Sauel es un personaje muy especial que se encargará de llevar al lector no solo a través de galaxias lejanas, sino también a través de la historia de la humanidad. Amenazados por un asteroide que pronto colisionará con su hogar, tanto él como otros compañeros deberán partir en busca de otro lugar en el que poder vivir. Será así como llegarán, gracias a su avanzada y poderosa tecnología, hasta el planeta Tierra. Pero lo harán muchos miles de años antes de la actualidad.

Más que una historia de extraterrestres, La especie ~según Sauel~ narra el devenir del ser humano tras el contacto con otros de su misma especie. Pues Sauel y sus compañeros no son humanoides extraños, no son una amenaza de ojos saltones que provenga de una quinta o sexta dimensión; se trata de humanos que se encontrarán ante la misma pregunta que el lector: ¿provenimos de estos seres que habitan la Tierra o son ellos fruto de la llegada prematura al planeta de otro de los nuestros?

Si solo hubiera que responder a esa pregunta, quizás sería más sencillo enfrentarse a este libro. Pero la realidad es que será solo la primera de otras muchas que, de hecho, incluso han llegado hasta el día que acontece. Y es que Sauel, Quara y los demás no solo comenzarán un proceso de adaptación y estudio de aquellos ancestros de la humanidad, que los tomarán por dioses y así los honrarán, sino que su devenir en la Tierra propiciará su asentamiento en distintos lugares del planeta, desde Egipto hasta la India o Centroamérica.

Así es, La especie ~según Sauel~ se adentra en ese gran misterio que entraña el mundo antiguo y aquellas edificaciones que, aún hoy, son imposibles de reproducir con métodos avanzados de construcción. La precisión de la distribución de las pirámides de Egipto, la estela del inventario u otros «fenómenos» (como el denominado «bolso de los dioses») se convierten en el motor principal del libro y fusionan el mito y la elucubración con la certeza de la verdad. Juan Carlos Liñán invita a los lectores a conocer qué esconden aquellos «dioses» del mundo antiguo, esos que tanto siguen fascinando y sobre los que todavía pesa un halo de misterio que a pocas personas deja indiferentes. A través de una narración ágil y bien estructurada, no es difícil engancharse a esta historia que, en todos los aspectos, habla por y para la humanidad.