Noveno episodio de Love, Death & Robots. Esta vez con hombres-lobo

Volvemos con la virguería técnica y las texturas impecables y maravillosas. No sé si el objetivo es sustituir a los actores (que hay algunos que tienen un carácter que le dan ganas a más de uno), pero están muy próximos a ello y con Metamorfosis lo tienen a un solo paso. Otra virguería absoluta de la animación: realismo ya (casi) total.

Esta vez nos vamos a la guerra (una de ellas) en las que Estados Unidos se enfrenta a “alguien” en algún desierto perdido -pueden ustedes elegir la que quieran, aunque hablan de talibanes, así que suponemos que es Afganistán-. Ahora bien, hay una gran diferencia, y es que aquí tenemos a unos soldados “muy especiales”: hombres lobo. No necesitan transformarse si no lo precisan ni invocar estrellas de cinco puntas: corren rápidamente y se guían por el olfato. Ahora bien, cuando la cosa se pone fea tenemos a un espectacular hombre-lobo dispuesto a pegarse con cuantas bestias le salgan a su paso.

Obviamente, lo más espectacular es cuando el soldado abandona su forma humana y se pelea con otros. La cosa dura apenas un minuto, pero es espectacular.

Una historia muy bien narrada, con sentido del ritmo en otra historia que nos deja con ganas de mucho más.

Poco más que añadir, salvo que estamos viendo este marzo el verdadero futuro de la animación y se puede ver en Netflix: Love, Death & Robots.

Trailer Love, Death & Robots

Puntuación
Animación
100 %
Historia
70 %
Martin Cid es novelista y autor de diversos libros que incluyen novelas, ensayos y relatos. Entre ellos encontramos: Editor de este medio. Fumador, bebedor y persona de mal vivir.