High flying bird, un film deportivo de Soberbergh sin héroes ni heroínas

7
2170
"<a href="https://www.flickr.com/photos/siebbi/468454475/">Steven Soderbergh</a>" (<a href="https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/">CC BY 2.0</a>) by <a href="https://www.flickr.com/people/siebbi/">Siebbi</a>
«Steven Soderbergh» (CC BY 2.0) by Siebbi

El baloncesto vuelve a estar de moda en el séptimo arte, aunque con una visión diferente a la que estábamos acostumbrados. ‘Campeones’ de Javier Fresser es un ejemplo de que no todo se reduce a la victoria en el deporte, y es solo una de las muchas reflexiones que el espectador puede sacar de este film. A esta tendencia creciente se apunta el afanado Steven Soderbergh con su nueva obra: ‘High flying bird’.

De hecho, el director, conocido por películas como ‘Traffic’ (2000), ‘Ocean´s Eleven’ (2001) o ‘Magic Mike’ (2012), va un paso más allá con ‘High flying bird’ porque apenas muestra planos con un balón de baloncesto. En esta obra, Soderbergh relata una historia sobre lo que ocurre cuando no hay jugadores sobre el parqué ni canastas, y las luces del pabellón permanecen apagadas por culpa de un ‘lockout’. Se entiende por ello un cierre patronal, es decir, que se paraliza la competición, y, en este caso, quiere mostrar cómo afecta eso al día a día del deportista. La trama gira al alrededor del personaje de André Holland, un agente de deportistas, que debe lidiar, entre otras cosas, con la desesperación de sus representados por no poder vestirse de corto.

Una forma de entender lo que sucedió en 2011

El último caso real de ‘lockout’ en la NBA, la liga de baloncesto por excelencia, se produjo en 2011, y entonces ya se palpó el nerviosismo en todos los estamentos por el miedo a que en la temporada 2011-2012 no hubiera baloncesto profesional en Estados Unidos. El pánico cundió de tal manera que muchos se exiliaron en Europa con camisetas de clubes europeos, a la espera de que se resolviese el conflicto. Finalmente, lo hubo pero de manera atípica y con menos partidos de los habituales, en una campaña en la que Dallas Mavericks se acabaron alzando con el título. Mucho ha llovido desde entonces, la franquicia de Dallas está lejos de ser ahora una de las aspirantes al anillo, para pasar a ver de lejos la lucha por el título. En este sentido, Golden State Warriors, Toronto Raptors, Milwaukee Bucks y Houston Rockets son los equipos que encarnan ahora el rol que un día tuvieron los Mavs, el de grandes aspirantes al trofeo según los expertos en pronósticos deportivos y en las cuotas de las apuestas por Internet, ante la buena dinámica de resultados de los últimos años y los jugadores que conforman sus respectivas plantillas.

Varias de estas estrellas aún no habían dado el salto a la NBA cuando se produjo el último ‘lockout’, por lo que están ante la oportunidad de vivir desde el sofá tales sensaciones. Y es que ‘High flying bird’ es atípica hasta en la plataforma de lanzamiento. Su primera emisión será en Netflix y no en la gran pantalla. A Soderbergh siempre le gustó experimentar y parece que el 2019 no será una excepción porque quiere romper moldes con este film y otro que está por venir, y que se ha grabado íntegramente con un móvil de última generación.

En días en que Marvel satura la taquilla de superhéroes, existe un hueco para una historia carente de épica, pero con mucho drama para entender el baloncesto desde otro prisma. ‘Campeones’ ya triunfó así y ‘High flying bird’ apunta a seguir sus pasos.