Historias de una Indecisa (2017): Otra Comedia Romántica

1165
Historias de una Indecisa
Historias de una Indecisa

Una comedia romántica escrita y dirigida por Eric Lavaine y protagonizada por Alexandra Lamy

Historias de una Indecisa es una cinta simpática, agradable y encantadora, un poco sensiblera, vale, pero también tierna. Una de ésas que nos hace plantearnos salir a la calle y buscarnos una pareja, volver a confiar en la Humanidad…. Tener hijos porque es un mundo maravilloso. Esas cosas (al menos en Francia, ojito).

Argumento

Juliette es una chica guapa, simpática… francesa (eso ya es mucho, mucho), pero tiene un pequeño problema: es incapaz de tomar las decisiones por sí misma y depende de los otros para todo. Hasta que claro, el amor entre en su vida no de una manera, sino de dos, y tendrá que decidir si quedarse con el guapo y simpático o entre otro también guapo y simpático.

Si es que no hay nada como ser francés.

La Película

Sé que lo digo siempre, pero puede que sea la primera vez que me visitáis y tampoco les pido a todos que vivan para leerme así que… ahí va. Los franceses viven comiendo queso, bebiendo vino, sin currar un pimiento y con la única preocupación de ecahrse un polvete o tres. A los franceses tampoco les preocupan excesivamente las infidelidades y, al terminar la peli, todo está bien porque… siempre habrá queso y vino para mañana y un París repletito de franceses dispuestos a pasar un rato genial en la camita y desayunar juntos y… (comer más queso).

Historias de una Indecisa es una historia agradable que se centra en esta chica que es encantadora y a la que querríamos adoptar, salir con ella, tomarnos un vino con ella, invitarla a queso… Alexandra Lamy lo hace bien en un papel, eso sí, fácil y sin demasiadas vueltas. Luego los otros dos actores… pues son guapos y encantadores y hasta a ellos les invitaba a queso, porque todo francés (bueno, uno es escocés) necesita de los lácteos en su vida.

¿Original? No mucho. Risas simpáticas, cómplices, un poco tontorronas… eso es lo que nos ofrece esta encantadora película (francesa).

La Crítica

La han tachado de ‘placer culpable’ y otros han ido más lejos y han  dicho que es muy poco original. Bueno, cada cual con su opinión y podemos estar de acuerdo con todas las opiniones o no pero nos quedamos con eso del ‘placer culpable’ porque nos parece lo más adecuado. Sin ser original., es cierto, se deja ver muy bien y nos ponemos un poco, incluso, romanticones. Ella nos cae muy bien y tampoco hace falta que la vida sea un releer a Kant constantemente a ver si se nos ocurre abrirnos las venas.

Que a mí no me apetece nada, ¡qué cochinada!

Nuestra Opinión

Está bien y sí, es un placer culpable, pero estas pelis dan buen rollo y hasta nosdesatan nuestro espíritu romanticón y nos podemos olvidar por cinco minutos de esas cintas de Europa del Este sobre canibalismo y cosas raras.

No os digo que vaya a hacer creer en el amor después del divorcio, porque parece que no duele pero duele mucho, pero que mucho, mucho (la frase es de Homer). Pasaréis un buen rato, simplón, ñoño, tierno… desearéis aún más ser franceses.

¡Vive la France!

Trailer

Ficha Técnica

Título original: L’embarras du choix
Año: 2017
Duración: 95 min.
País: Francia
Dirección: Eric Lavaine
Guion: Laure Hennequart, Eric Lavaine, Laurent Turner
Fotografía: François Hernandez
Productora: Sombrero Productions
Género: Comedia. Romance

Reparto: Alexandra Lamy, Jamie Bamber, Arnaud Ducret, Anne Marivin, Sabrina Ouazani

Sinopsis: La vida está hecha de pequeñas y grandes decisiones. El gran problema de Juliette es que es totalmente incapaz de tomar la más mínima decisión. Incluso con 40 años, aún depende de su padre y de sus dos mejores amigas para que lo decidan todo en su nombre. Pero el día en que conoce a Paul y a Étienne, tan encantadores y diferentes uno del otro, Juliette empieza a temblar. Esta vez, nadie podrá elegir por ella. (Filmaffinity)

Martin Cid es novelista y autor de diversos libros que incluyen novelas, ensayos y relatos. Entre ellos encontramos: Editor de este medio. Fumador, bebedor y persona de mal vivir.