Aunque los niños de corta edad no sepan leer, es bueno, que desde bien pequeñitos se les faciliten libros con dibujos, texturas, colores y diferentes formas para que vayan tomando contacto con los libros, y los vayan disfrutando a medida que van creciendo. Es recomendable que los adultos les lean a los pequeños de la casa, si es posible a diario, para ir fomentando una rutina de lectura que les acompañe toda la vida

Los expertos en la materia han establecido en la edad de 6 años, algunos niños incluso antes, el comienzo de adquisición de la comprensión de la lectura de textos en los niños. Pero es importante que los adultos que los rodean, ya sean padres, madres, familiares, profesores, incentiven y fomenten la afición por la lectura, ya sea mediante una historia con moraleja que les haga pensar, un cuento para entretener y fomentar su imaginación, o ya sea con un cuento para antes de dormir y les inculquen el amor por los libros infantiles.

En tiendas.com se pueden encontrar multitud de cuentos, relatos cortos, libros etc. de diferentes géneros, con moraleja y sin ella, con enseñanzas o simplemente libros divertidos para antes de dormir, para pasar el rato leyendo, compartiendo la afición por la lectura en familia, ya sea para que los niños lean, para que los padres se los lean, o los lean juntos.

Para los bebés de 0 a 1 año existen a la venta libros de texturas, lavables, para el baño, de tela, con sonido etc. para que los niños toquen y experimenten texturas, tengan su primer contacto con la lectura, con sus personajes y monstruos favoritos, y sobre todo que se diviertan.

Los niños de 1 a 4 años, ya pueden empezar con libros de preescritura y prelectura, con libros de poesías, libros de cómics, libros que les enseñen a descubrir el mundo, libros que les enseñan, ya hay que ir introduciendo no sólo libros para tocar, sino libros que les vayan enseñando nuevo vocabulario, nuevas expresiones, que les enseñan a observar, en definitiva, que les vayan enseñando a leer de forma divertida y amena.

De los 4 años a los 6 años, Los niños ya tienen más comprensión lectora y se pueden introducir relatos cortos, libros un poco más complicados que les ayuden a mejorar su lectura, que les enseñan a pensar, desarrollen la imaginación, que implanten buenos valores en sus vidas, y sobre todo que les dejen el gusanillo de la lectura en sus vidas para siempre.

María José Capdepón CCO de tiendas.com ha declarado que leer tiene muy buenos efectos secundarios en los niños como la relajación, el fomento de la comprensión lectora, los hace pensar, y les ayuda a ser mejores personas, además de ser bueno para su cerebro.