Prevenirlas desde que nacen es el mejor método para que posteriormente no haya que intervenir

El portal Mi Salud y Bienestar afirma que la décima afección más común entre los niños del mundo son las caries. Pese a su dolencia, son totalmente prevenibles mediante una higiene dental adecuada.

Poner remedio a las caries para los más pequeños es muy fácil. Dentistas en Sevilla como los profesionales de Lumineers Sevilla aconsejan realizar una serie de acciones que evitarán que aparezcan en los más pequeños.

En primer lugar, los padres deben cuidar su propia salud bucal. Esto conlleva el hecho de no compartir en ningún momento cucharas u otros utensilios para comer de modo que haya un intercambio de saliva entre ambos. Las bacterias de las personas bucales de las personas adultas pasan con mucha facilidad a los bebés.

Posteriormente no es aconsejable que el pequeño vaya a dormir con el biberón o alimento ya que se convierte en vulnerable a este tipo de infección. Mantener sus dientes limpios es primordial. Antes de los 2 meses es muy probable que aún no hayan acabado de salir todos los dientes, por lo que realizar una limpieza con una gasa húmeda con agua tibia es la mejor opción.

Entre los 12 y los 36 meses el cepillado de dientes debe hacerse dos veces al día durante unos 2 minutos. Esta práctica es habitual por la mañana después del desayuno y justo antes de dormir. Uno de los elementos clave es el hecho de que el niño empiece a beber de una taza normal tan pronto como sea posible. De esta forma los líquidos no se acumulan alrededor de los dientes.

Hay que añadir en todo momento la necesidad de reducir el número de líquidos azucarados que ingiere el pequeño, ya que es la principal causa de aparición de caries a cualquier edad y acudir a alguno de los dentistas en Sevilla con cierta regularidad para comprobar que su salud bucodental se encuentra en perfecto estado.