Levantando el Velo Sobre la Formación de Estrellas en la Nebulosa de Orión

El viento estelar de una estrella recién nacida en la Nebulosa de Orión impide que se formen nuevas estrellas en las cercanías, según una nueva investigación que utiliza el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA) de la NASA. Estos resultados se publicaron en la edición del 7 de Enero de 2019 de la revista Nature.

Esto es sorprendente porque hasta ahora, los científicos pensaban que otros procesos, como la explosión de estrellas llamadas supernovas, eran en gran parte responsables de regular la formación de estrellas. Pero las observaciones de SOFIA sugieren que las estrellas infantiles generan vientos estelares que pueden eliminar el material de semilla necesario para formar nuevas estrellas, un proceso llamado «retroalimentación».

La Nebulosa de Orión es uno de los objetos mejor observados y fotografiados en el cielo nocturno. Es el vivero estelar más cercano a la Tierra y ayuda a los científicos a explorar cómo se forman las estrellas. Un velo de gas y polvo hace que esta nebulosa sea extremadamente hermosa, pero también envuelve todo el proceso de nacimiento de estrellas. Afortunadamente, la luz infrarroja puede atravesar este velo nublado, lo que permite que observatorios especializados como SOFIA revelen muchos de los secretos de formación estelar que, de lo contrario, permanecerían ocultos.

En el corazón de la nebulosa se encuentra un pequeño grupo de estrellas jóvenes, masivas y luminosas. Las observaciones del instrumento de SOFIA, el Receptor Alemán de Astronomía en las Frecuencias de Terahertz, conocido como GREAT, revelaron, por primera vez, que el fuerte viento estelar de la más brillante de estas estrellas bebé, denominado Theta1 Orionis C (?1 Ori C), ha barrido una gran capa de material de la nube donde se formó esta estrella.

El viento es responsable de hacer estallar una enorme burbuja alrededor de las estrellas centrales», explicó Cornelia Pabst, estudiante de la Universidad de Leiden en los Países Bajos y el autor principal del artículo. «Interrumpe la nube natal y evita el nacimiento de nuevas estrellas».

Los investigadores utilizaron el instrumento GREAT en SOFIA para medir la línea espectral, que es como una huella dactilar química, del carbono ionizado. Debido a la ubicación de SOFIA, que volaba en un área por encima del 99 por ciento del vapor de agua en la atmósfera de la Tierra que bloquea la luz infrarroja, los investigadores pudieron estudiar las propiedades físicas del viento estelar.

«Los astrónomos usan GREAT como un oficial de policía usa una pistola de radar», explicó Alexander Tielens, un astrónomo del Observatorio Leiden y científico de alto nivel en el artículo. «El radar rebota en tu coche, y la señal le dice al oficial si estás acelerando».

De manera similar, los astrónomos usan la firma espectral del carbono ionizado para determinar la velocidad del gas en todas las posiciones a través de la nebulosa y estudiar las interacciones entre las estrellas masivas y las nubes donde nacieron. La señal es tan fuerte que revela detalles y matices críticos de las guarderías estelares que de otra manera están ocultas. Pero esta señal solo puede detectarse con instrumentos especializados, como GREAT, que pueden estudiar la luz infrarroja lejana.

En el centro de la Nebulosa de Orión, el viento estelar de ?1 Ori C forma una burbuja e interrumpe el nacimiento de estrellas en su vecindario. Al mismo tiempo, empuja el gas molecular a los bordes de la burbuja, creando nuevas regiones de material denso donde podrían formarse futuras estrellas.

Estos efectos de retroalimentación regulan las condiciones físicas de la nebulosa, influyen en la actividad de formación de estrellas y, en última instancia, impulsan la evolución del medio interestelar, el espacio entre estrellas llenas de gas y polvo. Comprender cómo interactúa la formación de estrellas con el medio interestelar es clave para entender los orígenes de las estrellas que vemos hoy y las que se pueden formar en el futuro.

SOFIA es un avión de pasajeros Boeing 747SP modificado para llevar un telescopio de 270 centímetros de diámetro. Es un proyecto conjunto de la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán, DLR. El Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, en California, administra el programa SOFIA, la ciencia y las operaciones de la misión en cooperación con la Asociación de Investigación del Espacio Universitario con sede en Columbia, Maryland, y el Instituto Alemán SOFIA (DSI) en la Universidad de Stuttgart. El avión se mantiene y opera desde el Hangar 703 del Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA, en Palmdale, California.

Martin Cid es novelista y autor de diversos libros que incluyen novelas, ensayos y relatos. Entre ellos encontramos: Editor de este medio. Fumador, bebedor y persona de mal vivir.