Pese a ser una dolencia común, pocas personas conocen el Golondrino o Hidrosadenitis Supurativa. Hidrosadenitis.es, plataforma especializada en el Golondrino presenta en qué consiste esta enfermedad crónica autoinmune y cómo prevenir su aparición

El pasado 6 de junio se conmemoró el Día Mundial de los enfermos de Hidrosadenitis Supurativa, una enfermedad cutánea muy dolorosa que cada vez está más extendida.

La HS, acrónimo con el que también se denomina a la Hidrosadenitis Supurativa, es una enfermedad autoinmune al igual que otras más conocidas como la Artritis Reumatoide o la Espondilitis Anquilosante.

El síntoma principal de esta enfermedad es la aparición de zonas inflamadas en la piel como consecuencia del taponamiento de los canales foliculares en la salida del vello. Al obstruirse el canal folicular suele acumular contenido hasta su rotura, cuando derrama en los tejidos de alrededor todo lo acumulado, incluidas las bacterias. El resultado final es una respuesta inflamatoria, muy dolorosa, con mayor probabilidad de aparecer en zonas con pliegues de la piel, como las axilas donde pueden aparecer bultos. A este tipo de bulto en la axila se le conoce como Golondrino.

Estas características protuberancias pueden aparecer también en otras zonas, dado que es común poder encontrarse con un molesto bulto en la ingle.

Esta dolencia, a menudo se la confunde con una infección, lo cual dificulta su diagnóstico temprano. Pero se trata de una dolencia crónica y recurrente, que produce lesiones dolorosas y bastante incómodas. Por otra parte, este tipo de afecciones, como es comprensible, contiene un fuerte componente psicosocial que lastra el día a día de las personas que las padecen.

El origen de esta enfermedad responde a múltiples variables, siendo las principales los factores inmunológicos y genéticos, pero en la que también tienen una notable importancia desórdenes alimenticios que desemboquen en obesidad o adicciones como el tabaquismo, que agravan de manera directa la dolencia.

Las personas obesas, debido a su fisionomía, tienen más y mayores pliegues de piel, por lo que aumentan sus zonas de fricción y como consecuencia sus lesiones inflamatorias.

El ser una enfermedad confundida con infecciones puntuales de la piel no contribuye a su pronto diagnóstico, por lo que se pierde una gran oportunidad para combatirla desde los primeros estadios. Los tratamientos van a depender en gran medida de la etapa de diagnóstico, pudiendo tratarse de leve, moderada o severa, en relación a las lesiones sufridas.

Cómo poder evitar o retrasar su aparición
Desde hidrosadenitis.es se recomienda seguir una serie de pautas para retrasar o evitar la aparición del molesto Golondrino:

  • La higiene resulta de especial importancia, recomendándose el cambio de ropa con frecuencia.
  • La ropa deberá ser holgada y transpirable.
  • Hay métodos de depilación que están contraindicados, así que es recomendable cerciorarse del método empleado, optándose si es posible por la depilación láser.
  • Usar desodorantes naturales que eviten el cierre de los poros o que favorezcan la irritación cutánea.
  • Emplear siempre jabones de ph neutro, que no irriten la piel.
  • Hidratarse a menudo y de manera abundante.
  • Evitar en la medida de lo posible las situaciones de estrés.
  • Extremar los cuidados en ambientes o climas cálidos.

Más información en: https://hidrosadenitis.es