Los atentados de Londres del pasado sábado nos dejan unas declaraciones de Theresa May en las que asegura dará más poder a la policía para prevenir atentados.

Es una noticia triste, pero hay que comentarla: los atentados en Londres este sábado dejan 7 muertos y 48 heridos y la promesa de Theresa May (por ahora la que manda en Inglaterra) de dar más poder a la policía para que haga su trabajo. ¿Les suena de algo? Cuando sucedió lo de las Twin Towers, el gobierno dictó una serie de leyes que –efectivas o no- perjudicaron claramente la vida ciudadana (ya saben, dar tu nombre para todo y esas cosas, una acusación tácita para los que nada tenemos que ver en estos asuntos). Al final, esto nos viene mal a todos.

Con el 11-S todo cambió y no fue sólo culpa de los tipos que hicieron eso. Llegó internet, el periodismo se convirtió en lo que sea que es hoy en día y se restringieron las libertades ciudadanas aún más. A esto lo llamo yo aprovechar la coyuntura para que las autoridades ganen poder bajo una amenaza y no, no somos todos tipos con chaleco ni vamos por ahí haciendo cosas feas y no merecemos ser tratados así. Sí, sé que es una cuestión peliaguda pero el recorte de las libertades privadas también lo es y, aunque nadie se lo crea, esta gente –políticos- no son nuestros papás aunque a veces quieran y aprovechar un hecho aislado para meternos miedo en el cuerpo y quitarnos parte de la paga –que al final es eso- no resulta del todo agradable.

Lamentamos profundamente lo sucedido el sábado y sabemos que nada bueno saldrá de esto.