La exposición “Bruselas en Praga, Picasso en Varsovia. Diseño en Europa Central 1956 – 1968” muestra en Madrid desde el 27 de abril hasta el 26 de mayo el diseño industrial de la segunda mitad de la década de los 50 y de los años 60 de Polonia y Checoslovaquia, en una época excepcional en la que gracias al “deshielo” político tras la muerte de Stalin se produjo una verdadera expansión del diseño moderno de objetos de uso cotidiano que asombrarán por su frescura y modernidad

La exposición “Bruselas en Praga, Picasso en Varsovia. Diseño en Europa Central 1956 – 1968” muestra en Madrid desde el 27 de abril hasta el 26 de mayo el diseño industrial de la segunda mitad de la década de los 50 y de los años 60 de Polonia y Checoslovaquia, en una época excepcional en la que gracias al “deshielo” político tras la muerte de Stalin se produjo una verdadera expansión del diseño moderno de objetos de uso cotidiano que asombrarán por su frescura y modernidad: muebles, objetos de cerámica, lámparas, telas o pequeños electrodomésticos.

En la exposición se presentan objetos de uso cotidiano que en la época cambiaron el aspecto de las casas polacas y checoslovacas y que desde la perspectiva del tiempo, algunas de las piezas expuestas asombrarán por su frescura, modernidad y actualidad visual. La exposición también cuenta con dos recreaciones de interiores “modélicos” de viviendas, equipados con muebles y accesorios populares en aquellos años.

En lo que respecta al mobiliario, en esta época se dio el paso clave de abandonar el diseño de conjuntos de muebles para estancias concretas, apostando por muebles individuales, escogidos por los usuarios según sus necesidades, en un camino hacia la modernización. En consecuencia del éxito internacional de los muebles polacos, en los años 60 se convirtieron en producto de exportación, sobre todo a los mercados occidentales, aunque también a otros países del bloque comunista. Como curiosidad, en 1961 las fábricas polacas comenzaron a suministrar diseños polacos a la red de tiendas suecas IKEA.

El IED Madrid (Larra 14) acoge la exhibición, y programa varias visitas guiadas de la mano de Filip Spek, comisario de la exposición y coleccionista de parte de las piezas expuestas.