El magistrado federal Derrick K. Watson convierte en indefinido el bloqueo al veto migratorio que pretendía imponer Trump en Estados Unidos.

La noticia ahí está, y es que un juez llamado Derrick K. Watson, con sede en Hawaii (vaya, ahí nació Obama, y según algunos –ya sabéis a quién me refiero- eso no es USA) ha impuesto un bloqueo indefinido al veto migratorio. Ahora bien, este veto se podrá recurrir ante el Tribunal de Apelaciones o… al Supremo.

Como bien recordaréis, Trump pretendía vetar a los países de mayoría musulmana la entrada en Estados Unidos y ahora ha dicho el juez que el veto contradice una cláusula de la Constitución americana que protege la libertad religiosa (vaya, vaya, vaya).

El segundo veto dejaba fuera a los ciudadanos de Irak y modificaba algunos temas sobre los refugiados sirios (que parece que es el gran tema del veto, que no quieren ni pretenden acogerles).

Trump contra la justicia, Trump contra la Constitución y contra la prensa (ayer el USA Today publicó unos datos del billonario que no me atreví a reproducir)… no todo su partido le apoya pero ahí sigue él, que ahora parece que le va a poner un despacho a su hija en la Casa Blanca. Se me olvidaban otros asuntos familiares de imputaciones y temas relacionados con Rusia, perdón, son tantas cositas…

En fin, veremos si soporta Trump tanta polémica, pero Estados Unidos no es ni Italia ni España (aunque igual las cosas han empezado a cambiar por lo visto).

Sean buenos y coman mucha fruta que hay que preparar ese cuerpazo veraniego.

P.S: Ah, ¡y el mismísimo FBI!