Elon Musk quiere conectar el cerebro con el ordenador

0
72

Elon Musk ha fundado Neuralink, empresa cuyo objetivo es conectar el cerebro humano con los ordenadores

Elon Musk es el chico del momento, innovador, nos quiere llevar a Marte y un montón de cosas más. Ahora su nueva idea nos viene de la mano de Neuralink, empresa que quiere conectar el cerebro humano con ordenadores para… tratar enfermedades y mejorar las funciones humanas.

No, no sería controlar el móvil ni encender el ordenador con la mente ni nada de esto (ya veremos, que la vida es larga), sino una capa de Inteligencia Artificial conectada al cerebro mediante la cual mejorásemos nuestras funciones motoras, sobre todo en caso de Parkinson y otras enfermedades. Eso es lo que pretende Elon Musk y sus buenas ideas que parecen tan prometedoras (a mí lo del coche eléctrico me parece tremendo).

Hasta aquí, todo buenas intenciones y en ningún momento intento dudar del señor Musk, que es, por cierto, uno de los primeros en poner el ‘cuidadín’ sobre el uso de la IA.

Insisto de nuevo (y lo digo cada vez), las IAs están muy poco desarrolladas aún y parece un protozoo, pero luego las cosas crecen y se pueden volver Godzilla (cada día soy un poco más friki)… y la idea de conectar el cerebro a una IA o a internet (que ya se ha hecho) es… inquietante. Sí, tenemos una cita y no hemos leído un libro en nuestra vida y la modelo yugoslava que tenemos delante (a saber cómo hemos quedado con ella) no hace más que hablar de un tal Napoleón y no tenemos ni idea quién es. Vale, nos conectamos mentalmente con la Wikipedia y la IA nos selecciona los datos correctos y vamos un poco más allá…

¿La IA podría analizar datos tipo comportamiento, rasgos, registros y demás en la otra persona dependiendo de las reacciones? Me refiero: no digas esto, no digas lo otro que se cabrea… ¿al final no sería la IA la que pensaría por nosotros y viceversa en la modelo yugoslava (que a saber por qué se le ha ocurrido hablar de Napoleón, por cierto)? Me refiero a que la idea de conectar el cerebro a una IA puede alcanzar cotas realmente macabras y de ahí a inteligencias colectivas y demás… sólo un paso.

Y ese paso seguro que hay muchos empresarios que están dispuestos a darlos por unos dólares, y muchos de nosotros dispuestos a pagar por una IA que nos haga no quedar en ridículo delante de una modelo… del país que sea.

Sean buenos, que me voy a encharcar un poco la mente. Suerte para el señor Musk en su filantrópica empresa.