El presidente Trump pidió a la cámara que retirase finalmente de la votación la propuesta para acabar con el Obamacare.

Ahora Donald Trump deberá buscar otro mecanismo (sabemos que lo encontrará) para dejar a 22 millones de americanos sin cobertura sanitaria porque, según un grupo de ultra conservadores, estas medidas no eran suficientes y los recortes eran muy blandos (sí, el titular puede ser esperanzador, pero el fondo sigue siendo bastante duro).

Así, Trump se queda sin apoyos entre los suyos y ahora tiene frentes abiertos por todos lados y se enfrenta con la prensa (que no le quiere, eso ya está claro y no lo niega nadie), los demócratas que hasta es normal que no le quieran, y ahora su propio partido, a los que eso de ‘aquí mando yo y hago lo que me da la gana’ parece como que no va con ellos. La negociación tampoco va con Trump y ahora se ha pegado un aparente ‘tortazo’ bastante importante del que ya veremos cómo sale.

No, no tenemos acceso a las reuniones del club Bilderberg pero parece que desde allí no se apoya a pies juntillas al presidente y esto supone un espaldarazo fortísimo para él y para su presidencia. Veremos cómo se repone y si decide cambiar. Dicen que rectificar es de sabios, veremos si Trump vuelve a entrar en una sala de prensa mandando callar a todos o empieza a usar eso que llaman diplomacia porque la situación ya lo requiere.

Urgentemente, por lo visto.

Informó, Martín Cid.