Periodismo, internet… ¿el papel?

0
85

Dentro del periodismo, hay personas que, sí, aún creen en el papel como medio para editar un periódico y argumentan sus razones.

Cada uno defiende lo suyo y hoy he leído en El Mundo (sí, es español, se me va la pinza de vez en cuando) un interesantísimo artículo que habla sobre distintos puntos de visto y analiza todo esto que tanto me gusta a mí (porque por ahí andamos, queramos o no) del periodismo, las redes sociales y demás. El artículo empieza bien y habla una institución, Martin Baron, director del Washington Post nada menos… y nos da su visión real sobre lo que es internet, las redes y demás. Estamos en Estados Unidos y, siento decirlo, siguen siendo más coherentes con la realidad. Lo dijo Bill Gates (que se equivocó en unos años): los periódicos en papel van a desaparecer en diez años.

También se plantea sobre la investigación que realizó el Boston Globe hace años que plasma la película Spotlight y nos planta si esa misma investigación se podría volver a realizar hoy en día. Hay sólo tres periódicos en el mundo (o quedan) que se puedan permitir semejantes hazañas (desde mi punto de vista, que igual me equivoco), que son el Times, el propio WP y The Guardian. Los demás viven de publicidad (que se supone que se vive de eso, que nadie se engañe a estas alturas) y están a verlas venir porque, seamos sinceros, nadie sabe si vamos a comer mañana.

El artículo luego pierde fuerza y tira un poco para la tierra madre y ya entrevistan a gurús del territorio que dicen que si el periódico en papel (me duele hasta escribirlo) va a seguir para un público culto y selecto (ejem) y que si tal y Pascual… cada cual defiende lo suyo, ya lo decía. Tengo amigos que sostienen que las librerías son un negocio, vamos… yo también creo que un día aparecerá una mujer que me quiera y a la que caiga bien pero… el sábado no fue el día, qué le vamos a hacer (‘ataque de pánico’ dijo, nunca habían descrito las consecuencias de mis torpes intentos seductores de una manera más cervantina).

Las cifras que da el artículo son abrumadoras y brutales. En ese país del que hablan se manejan cifras de un 50% de caída en las ventas (y me parece poco), en otros más ‘modernitos’ las cifras son más terribles y las ediciones en papel cierran porque el lector ese (y lo voy a poner) que ‘huele mierda en un palito’ y lee el Times en su versión papel mientras se toma un cappuccino en el mejr café de la Quinta Avenida… mira, yo no lo conozco y un tal Trump es presidente (ahora le quieren inhabilitar por problemas mentales, en fin).

Uno que se mantiene en la brecha es mi admirado NY Post, ése sí. ¿Chabacano? Bueno, nadie es perfecto. ¿Sensacionalista? Ejem, está The Sun, otra joya que no se puede dejar de mirar.

Pues eso, que un buen artículo para un domingo cualquiera y que nada, que sigamos con el Instagram ese que nos aporta una información gráfica muy provechosa y os aseguro que las mujeres (y los hombres, pero esos tienen menos éxito) en el mundo real son así. Trump sigue con su Twitter y ya saben que el tipo no se corta así que… habrá que leerle (el día que le pase algo a ver qué pasa con ese asunto).

Sean felices, coman bien y beban mejor. Aquí Martín Cid, provocador (involuntario, prometido) de ‘ataques de pánico’.