Hoy todo son críticas en el F.C. Barcelona y nadie se libra, ni Messi ni, claro está, el cuerpo técnico del Barça. ¿El fin de una era?

Ayer hablaba con alguien de ‘señales’. Bien, una señal es algo que sucede que te hace pensar que algo hay cambiado y es cuando piensas: oh, he recibido una señal del universo. Sí, tipo Ted en How I Met Your Mother. Bien, en Atenas, el Barcelona de Cryff recibió una señal que fue tan dolorosa como la de ayer aunque el resultado fue el mismo: 4-0. El Milan de Capello les pasó por encima y ni Romario, ni Stoitchkov ni Laudrup ni Koeman ni nadie en el campo pudieron hacer nada. Fue una señal, una señal de que la cosa se había acabado con aquel Savićević que barrió al Barcelona. Resultado al descanso: también 2-0. ¿Otra señal?

Pues podemos pensar o creer en señales o no pero el Barcelona no va a superar esta eliminatoria. No es grave ser eliminados en Champions, no pasaría nada si el equipo no hubiese caído de esta manera, pero el Barcelona cayó como cayó y fue con estrépito. Humillado física y tácticamente y con jugadores (varios) que tienen que empezar a buscar otros lugares en los que pasar sus últimos días.

No queremos olvidarnos de los buenos ratos que nos han hecho pasar Messi y compañía ni decimos que el argentino esté para retirarse, nada por el estilo, pero este Barcelona no puede seguir viviendo de él y lo sabe él y, suponemos, todo el cuerpo técnico. Nada se puede hacer cuando en los últimos ocho partidos los rivales han tirado a puerta más veces que tú. Sí, tú las metes porque tienes ahí a lo que tienes ahí arriba.

Aquel Barcelona de Cryff fue maravilloso y con él se ganó la primera Champions (la primera que se disputaba con este formato). Capello dio fin a una época también gloriosa para el Barcelona en la que se conquistaron ligas, copas y una gloriosa Champions. Hasta Messi, no volvió una Champions.

Ayer Emery dio fin a una época aún más gloriosa para el Barcelona.

Demos las gracias por el fútbol que vimos, que jamás habíamos visto. Todo cae: ciudades, imperios y hasta los grandes equipos que un día parecieron invencibles.

Gracias por el fútbol de todos estos años.