Trump tomará medidas contra la ley conocida como Dodd-Frank Act, que buscaba evitar abusos y riesgos por parte de las entidades financieras.

La ley conocida como Dodd-Frank Act se firmó en el 2010 y fue una de las iniciativas más esperadas del gobierno de Obama. Debe su nombre al exsenador Christopher Dodd y al exrepresentante Barney Frank y evitaba cosas como el apalancamiento excesivo y demás cosas que, según dicen los expertos y lo leo hasta en la Wikipedia, produce riesgos excesivos.

Pues Trump opina que no y tiene amigos que tienen empresas que no pueden pedir dinero por culpa de estas normativas (seguro que no son como los amigos tuyos o míos, no creo que sea de la clase de gente que va a pedir para un portátil). Trump se ha puesto manos a la obra y ha prometido mayor flexibilidad en las operaciones financieras y, claro está, Wall Street está como loca porque todos esos activos tan chulos de las triple A con hipotecas a nombre del perro podrán volver a existir en este mundo sin riesgo para nadie (y los amigos de Trump por fin podrán volver a pedir dinero, que ya les vale a los bancos).

Pues parece que lo de Lehman Brothers en el 2008 no fue para tanto (sólo fue la segunda crisis financiera más importante desde la Gran Depresión, podemos consolarnos con que no llegó al rércod).

Pues el presidente Trump sigue cumpliendo sus promesas electorales, una a una y al pie de la letra. Los hay que cumplen aunque el mundo siga asombrado por ello.

Si no saben lo que es apalancamiento, las triple A y esas cosas… recomiendo una película (que fácil no es si no sabes nada pero es un mundo retorcido) llamada The Big Short.

Let The River Run – Carly Simon