La revolución tecnológica nos ha tocado a todos y ha supuesto un cambio en las tendencias económicas pero, ¿ha beneficiado la economía?

Leo hoy en el diario español El Mundo un excelente artículo en el que se refiere a Obama y a su segundo mandato y al tema de que lo mejor estaba por llegar… pero no llegó y ahora llegó Donald Trump. En el artículo se refiere a temas controvertidos como que las nuevas tecnologías apenas crean empleos y restan muchos (ya sabemos, ahora el trabjo lo harán las máquinas) y que todo este gran asunto de móviles e internet sólo está beneficiando a unos pocos. ¿Qué decir a eso? Es cierto y absolutamente nada que objetar pero también algo que añadir: ¿y qué podemos hacer contra ello?

Hace años mi plan era publicar libros, tener un editor, que me pagasen por mis textos… y sucedió esto y ahora mi máximo logro es ver mi libro en Amazon y con muchísima suerte vender algunos libros (lo de muchísima va con sorna, sería milagroso). Sí, el milagro tecnológico ha hecho caer las editoriales y los que antes tenían un medio de comunicación ahora se ven colapsados por redes sociales en las que todo el mundo opina sobre todo y no se necesita un título para ejercer. Sí, da un poco de pena pero, seamos sinceros, es lo que hay.

No, no volveremos al libro en papel y no volveremos a leer el periódico en papel porque en el móvil podemos ver los goles de nuestro equipo favorito y eso es… mejor, sí. Pero es cierto que el dinero se lo llevan unos pocos listos que han hecho negocio con esto y al resto no nos han dejado nada. Mis aplausos para ellos pero es lo que hay. ¿Qué podemos hacer? ¿Imponer ahora el sistema en papel de manera keynesiana? Parece que los tiempos van un poco por ahí y por mucho que un tipo use Twitter para amenazar a la General Motors, sus ideas son bastante atrasadas, pero… a muchos convencen porque, en realidad, todo esto no nos ha traído más que miseria a los medios, a las editoriales, a los autores y a todos en general.

Pero seamos sinceros. Esto no tiene marcha atrás y mañana miraremos los goles del equipo en el móvil porque en papel los goles no salen.

No volverán Ana Belen

Informó, Martín Cid.