Existen estrategias y posibilidades para decorar espacios muy pequeños que permiten aprovechar cualquier rincón de manera que parezcan más amplios

Las viviendas de pocos metros cuadros parecen estar de moda y es importante conocer algunas claves útiles para saber como decorarlas de la mejor manera.

Conectar con el exterior

Es necesario empezar por el corazón de la casa, es decir, el salón. Es la habitación en la que más tiempo se pasa, por ello, debe resultar lo más espaciosa posible. Para conseguirlo, los expertos animan a conectarla con el exterior.

Si el salón da a la terraza, conviene aprovecharla al máximo, ya que ayudará a ganar amplitud. Para conseguirlo, es recomendable optar por muebles bajos para evitar obstaculizar el paso de la luz. Escoger mobiliario en tonos claros, tapicerías suaves y vestir las ventanas con textiles ligeros que permitan pasar más luz, como por ejemplo el lino.

Muebles con varios usos

En el salón, al igual que en cualquier otro espacio de la casa, también es interesante escoger piezas multifuncionales y que se puedan descontextualizar. Es decir, piezas que cumplan varias funciones y que puedan tener cabida en distintos ambientes. Así se optimiza mejor el espacio.

Por ejemplo, un puf con patas que se puede utilizar como asiento extra, como mesita de centro en el salón o como mesa auxiliar en el dormitorio. La idea de escoger diseños con patas livianas es que así resultan más ligeros dentro del ambiente. Otra gran idea es decorar con taburetes de estilo scandi que sirven incluso como mesita de noche. Al igual que en el caso anterior, su aspecto liviano decora sin recargar la decoración.

Diseño sencillo y colores claros

En este sentido, en lo que a diseño se refiere, conviene optar por muebles de líneas rectas y en colores neutros y claros, ya que ocupan menos espacio visual. Tampoco se debe descuidar la funcionalidad, por eso te recomendamos escoger diseños que sirvan como apoyo y como almacenaje.

Del mismo modo, en el dormitorio conviene escoger diseños ligeros, en colores claros y poco recargados, que contribuyan a crear una atmósfera luminosa y relajada. En este sentido, los diseños de los muebles son otro aspecto a tener en cuenta.

Pequeños detalles como un cabecero de rejilla y una mesa de escritorio en cristal y de finas patas de acero pueden ser interesantes soluciones decorativas para ganar amplitud. Si optas por estanterías y baldas, escoge colores claros que se integren con el resto de la decoración, también preferiblemente en colores soft. Accesorios decorativos como las plantas contribuyen a refrescar esta estancia, logrando que se vea más “ligera”.

Superficies reflectantes
En el cuarto de baño lo ideal es escoger grifería empotrada para aprovechar así el espacio que nos brindan las paredes. Las mamparas de cristal multiplican la luz y hacen que el baño parezca más amplio. En este sentido, por lo que se refiere a materiales, nuestro consejo es que optes por superficies que reflejen la luz, como el acero inoxidable y el mármol. Una norma que también se aplica en la cocina.

Espacios abiertos

Y hablando de la cocina, los expertos en interiorismo recomiendan conectar la cocina con el comedor. Para dar continuidad a estos dos espacios y lograr que la decoración resulte más amplia, se recomienda unificar los colores principales. Por ejemplo, escoge muebles de la cocina del mismo color que las paredes del salón. Otra opción es utilizar los mismos materiales y diseños en ambos espacios para generar continuidad visual.

En cuanto a mobiliario se refiere, las mesas de comedor redondas y con una única base central recargan menos el espacio. Por su diseño, estas mesas garantizan una mayor libertad de movimiento, al dejar las zonas de paso más libres.

El contenido de este comunicado fue publicado primero en la página web de Decorablog