La Universidad de Yale ha realizado un estudio sobre el acceso a la información inmediata y los efectos sobre los individuos, que ahora se creen más listos. Según este estudio: no lo somos.

El estudio es tajante y afirma que el libre acceso al torrente de información que nos ofrece internet no nos hace más inteligentes ni conocer más cosas. Coge (por los pelos) la frase de Einstein sobre que no es lo mismo conocer una cosa que comprenderla y que, por lo tanto, no es lo mismo una búsqueda de Dostoievski que haberlo leído durante unos mesecillos.

En principio, de acuerdo con lo que dice la prestigiosa Universidad de Yale, y que nos hacemos los listos y demás porque cualquiera sabe quien es el tal Dostoievski con sólo hacer una búsqueda sacando el móvil. Sí, no sabes lo de Crímen y Castigo y tal pero… sabes que es escritor y que nació en Rusia y que era muy importante. Digo yo… ¿no es mejor eso que nada? La enciclopedia surgió un poco con ese espíritu y nadie se metió con ella (bueno, sí que lo hicieron). Me refiero, es imposible leer a todos los autores de la historia de la literatura y conocer la teoría de la relatividad al dedillo y saber qué es realmente un agujero negro (si alguien lo sabe) y hacer una tortilla con la precisión de un chef. No, nuestro disco duro es limitado y ahora tenemos en nuestra mano un móvil que sí, es cierto, lo amplía ligeramente y me parece un poco baladí criticarlo.

De acuerdo, nos pasamos de listos y no sé exactamente lo de la teoría de ondas (es cierto, lo reconozco, no soy científico, que me multen ya) pero sí, entre la Wikipedia y algún que otro artículo más o menos me hago una idea y mi mediocre intelecto completa el resto (que no soy científico, repito) pero tampoco igual todos hemos leído a Dostoievski ni tenemos tiempo para hacerlo pero está bien tener un móvil para, al menos, saber que era un escritor ruso muy importante.

Y hablando del ruso ese… ¿es verdaderamente un crimen mirar el móvil si no sé quién es el tal Dostoievski? (Aprendí más en mi separación sobre el alma humana que leyendo Crímen y Castigo, y tampoco voy por ahí presumiendo en los cafés, o sí, jeje). Después de muchos años y muchas decepciones, de conocer a muchas personas y ver muchas cosas… francamente, no es tan importante haber leído a Dostoievski para darse cuenta de ciertas cosas… como que cuando se hace un estudio con una intención clara (me refiero a la conclusión), se obtienen siempre las respuestas que se buscan. Y no son otras que la atención de los medios.

Enhorabuena a la Universidad de Yale. Otro éxito. Me gusta el espíritu: vamos a poner a parir a internet para así tener visitas.

El artículo que me insipró esto lo encontré en El Mundo y es éste. Vamos a poner un vídeo de Kylie Minogue a la que, lo reconozco, no conozco en persona pero… mira, a mí me gusta la canción y la chica,

Video: Kylie Minogue – Can’t Get You Out Of My Head

Con ustedes, Martín Cid, fundador de este blog (y cuando no sé algo lo miro en internet, sí, qué vergüenza, señores de Yales, yo no lo sé todo).