Life of Pi es mi película favorita de los últimos años. Se trata de una cinta basada en la novela de Yann Martel que narra el viaje de un chico (Pi Patel) tras un naufragio que se queda atrapado en un pequeño bote con un tigre de bengala (Richard Parker). Está dirigida por el magnífico director Ang Lee (Oscar a la mejor dirección por esta película) y protagonizada por Suraj Sharma.

Life of Pi (y no voy a traducir) trata sobre el enigma matemático que supone la incertidumbre de la vida (sí, lo siento, ahí queda eso). El número que nunca se acaba, como la vida que luecha por mantenerse, como Pi y su tigre, incompatibles en un bote, hombre contra bestia, ¿quién vencerá? Visualmente (Oscar a los mejores efectos visuales, ahí queda eso también) la película es una obra maestra pero sus efectos, y esta vez sí son visibles, se adaptan perfectamente a la trama que a veces se vuelve ensoñación, a veces se vuelve metáfora, otras religión… trama primera que nos engaña hacia un final mucho menos metafórico.

Life of Pi nos lleva a los confines del alma humana, a esa senda donde mueren los elefantes y ese lugar donde se fabrican los sueños y fallece, a la vez, lo que un día nos hizo humanos, al encuentro con la bestia que llevamos dentro, a nuestro propio yo, al viaje hacia el propio agujero negro no ya de la muerte, sino de la vida, a ese punto en el que nos damos cuenta, cuando mirando de frente a Richard Parker, que somos uno con él.

¿Se nota que me ha gustado? Para mí, la mejor película de lo que va de este siglo.

Life of Pi – Official Trailer (HD)

Esto lo firmo yo, Martín Cid, autor de cinco novelas publicadas así que nadie me diga que no sé escribir.