La labioplastia es un procedimiento quirúrgico que tiene por objeto la reducción de los labios vaginales atrofiados en la mujer

Este tipo de cirugía permite trabajar con aspectos físicos desagradables para la paciente, tales como unos labios vaginales de gran tamaño o atrofiados, problemas asociados al postparto o lesiones en la zona genital.

A día de hoy es un proceso común, ya no solo en cuanto a la relación estética que guarda con la paciente sino también en lo que se refiere a procesos psicológicos.

Aunque pueda parecer extraño por ser una zona que no es visible al resto de la gente, son muchas las mujeres que se someten a esta cirugía menor por ser esta una causa de su baja autoestima.

El hecho de tener unos labios genitales de mayor tamaño que el habitual provoca que algunas mujeres sientan reparo de mostrarse en la intimidad, lo cual interfiere en las relaciones sexuales.

Resulta además un problema común el mostrarse en playas, ya que las personas que tienen esta apariencia en sus labios menores tienden a pensar que la gente fijará sus miradas en el abultamiento de esa zona de su cuerpo al llevar un bikini o bañador puesto.

Psicológicamente estas problemáticas de índole estética vienen dándose habitualmente sobre todo en la gente joven, acostumbrada a relacionarse en entornos cuyas actividades lúdicas tales que piscina, playas y gimnasios sean más comunes.

Intervención labioplastia
Siempre dependiendo del tipo de intervención estética que se vaya a realizar el procedimiento podrá tener una mayor o menor duración, aún así se estima un tiempo de alrededor de 2 horas en este tipo de cirugías.

La anestesia utilizada es a nivel local, de ahí que no se requiera de ingreso hospitalario. El láser no suele ser el método habitual de corrección de las imperfecciones de los labios genitales debido a que puede hacer perder sensibilidad en una zona de tanta importancia para el placer sexual de la mujer, por lo que la técnica de intervención más recomendable para una labioplastia es quirúrgica y en manos de cirujanos ginecológicos muy experimentados, ya que en lamentables ocasiones ya no hay posibilidad de recuperación de una intervención mal practicada.. Destacar que son la longitud, el grosor y la forma los aspectos a tratar.

Conocida también como hipertrofia de los labios menores, esta patología puede estar derivada de patrones genéticos, envejecimiento o parto vaginal. Aunque también existen casos no tan habituales en los que el aspecto de la vulva se ve alterado a consecuencia del implante de piercings vaginales.

¿Qué trabas acusan las personas que arrastran de hipertrofia genital? Destacar de entre ellas no solo las mencionadas molestias en las relaciones de pareja, sino también a la hora de llevar prendas ajustadas, así como problemas de irritación o en la práctica de determinadas actividades deportivas.

Aunque se trata de una cirugía de ámbito menor, como cualquier operación entraña algún que otro riesgo que la persona que se vaya a someter a la misma deberá tener en cuenta.

Postoperatorio labioplastia
La mujer sometida a este tipo de tratamientos puede encontrarse con problemas tales como una mala cicatrización, sangrados o infecciones. Por ello, es necesario llevar a cabo con sumo cuidado el proceso posterior a la intervención.

Es importante que una vez hayamos decidido someterse a una cirugía contemos siempre con personal cualificado para ello, evitando así consecuencias como las citadas en el párrafo anterior.

Al igual que en ocurre, por ejemplo, en las operaciones para aumentar el tamaño de pecho, son ya muchas las denuncias que se han interpuesto en los juzgados en relación a la labioplastia. Se trata de clínicas fraudulentas que pretenden sacar provecho de un problema de salud física y psicológica que afecta a muchas mujeres.

Contar con la colaboración de profesionales médicos como el Dr. Barroeta, especialista en cirugía vaginal, obstetricia y ginecología es un aval de éxito. Este especialista con más de tres décadas de servicio cuenta con experiencia en diversos hospitales públicos de Cataluña, Madrid y Sevilla. No es de extrañar, por tanto, que sea un habitual de reuniones y cursos que tratan acerca de esta patología.

Asimismo, para garantizar el éxito de este tipo de intervenciones, conviene evitar las relaciones sexuales durante las primeras cuatro semanas después de someterse a la misma. Los puntos reabsorbibles caerán también por esas fechas o a lo sumo en un par de semanas más.

Ojo en este sentido con las suturas, ya que, aunque una puede ducharse normalmente después de las 24 o 48 horas, es necesario secar de forma minuciosa la zona para evitar la humedad que derivaría en posibles infecciones.

De igual manera, cabe señalar que suele ser normal en el proceso de recuperación un par de semanas en que la zona se encuentre hinchada y su aspecto sea algo desagradable a la vista. Pero no es necesario alarmarse, ya que con el paso de los días ese aspecto se tornará el deseado por la paciente.

Cosas que parecen insignificantes como montar en bicicleta o pasar demasiado tiempo sentado, deben, al igual que las relaciones sexuales, ser obviadas durante aproximadamente el primer mes desde que la persona ha sido sometido a la cirugía.

No hay motivo para avergonzarse por el hecho de querer sentirse mejor con una misma. De hecho, incluso hay quien se aventura en señalar que las intervenciones relaciones con la cirugía íntima en las mujeres son ya tendencia entre las celebrities y personajes del mundo del corazón.

Famosas operadas de labioplastia
Para muestra personajes como Leticia Sabater que en su momento se sometió a una reconstrucción del himen, la famosa modelo Xoana González o Anabel Pantoja quien redujo el tamaño de sus labios vaginales por encontrarlos exagerados.

Ya se trate o no de una moda, el caso es que son millones de mujeres las que han visto mejorar su autoestima gracias a este tipo de intervenciones. Nada mejor que dejar atrás complejos y vergüenzas varias cuando se puede hacer con una pequeña intervención médica.

El Dr. Barroeta anima a todas aquellas mujeres a las cuales la apariencia de sus labios menores les suponga un problema en su atractivo físico y cuanto más de salud, a someterse a cirugía vaginal estética, un procedimiento con unos resultados fantásticos que cambiará de seguro la vida de las mismas.

El mejor consejo que se puede recibir si se padece de esta anomalía en el aspecto de los labios vaginales es no dejarse llevar por el miedo. Los beneficios a nivel sexual y una mejora en autoestima son las mejores consejeras para animar a tomar la decisión de someterse a una labioplastia.