Enemy (2013), de Denis Villeneuve. Crítica

Enemy es una película extraña que sorprende y atrae desde el primer momento. Basado en la novela de Saramagao El Doble (2002)

468

Enemy es una película extraña que sorprende y atrae desde el primer momento. Basado en la novela de Saramagao El Doble (2002), nos lleva al universo onírico que ya tocase Dostoievsky en su novela homónima. Está protagonizada por Jake Gyllenhaal, Mélanie Laurent, Sarah Gadon y con la actuación especial de Isabella Rossellini.

Enemy interesa desde el principio por su ambiente cerrado y sus primeras imágenes que nos recuerdan a algo así como Eyes Wide Shut por su escena inicial, una especie de ceremonia iniciática con bastante misterio en la que una stripper baila y muestra una tarántula que será muy importante como elemento simbólico durante toda la película.

La historia gira en torno a Adam Bell, un profesor de historia que un día, por casualidad, ve en una película a un tipo con las mismas características físicas, el mismo gesto. Tras investigar un poco, resulta ser idéntico a él y a partir de ahí continuamos la historia.

Se trata de una película canadiense en la que destaca la música, compuesta por Daniel Bensi y Saunder Jurriaans, que le da un ambiente de pesadilla a todo el conjunto. Muy recomendable si queréis pensar un rato y ver algo diferente.

Trama psicológica y un final que dio mucho que hablar.

A mí me gustó, espero que paséis un rato muy entretenido.

Enemy (Enemy)

Duración: 1 h 30 min
Género: Suspense, Misterio
Estreno: 31 diciembre 2013

Argumento: Adaptación de la novela ‘El hombre duplicado’ de José Saramago. Narra la historia de un hombre (Gyllenhaal), quien descubre viendo una película a un actor que es idéntico a sí mismo. Entonces, inicia la búsqueda del individuo con consecuencias inesperadas.

Dirección: Denis Villeneuve
Actores: Jake Gyllenhaal, Mélanie Laurent, Sarah Gadon, Isabella Rossellini, Joshua Peace, Tim Post, Kedar Brown, Megan Mane, Misha Highstead, Alexis Uiga, Darryl Dinn, Kiran Friesen, Loretta Yu, Stephen R. Hart, Paul Stephen

1 Comentario

Deja un comentario