Eusebio Sacristán. Fuente: Wikipedia. Autor: Mutari
Eusebio Sacristán. Fuente: Wikipedia. Autor: Mutari

Pocos puntos de distancia entre los dos equipos, Anoeta abarrotada, el Barcelona que tiene que ganar para mantener su pulso con el Real Madrid. Empieza el partido y la Real presiona arriba y el Barça no encuentra su juego de posesión y Messi no entra en juego. Este año, Busquets no está como nos acostumbra. Veinte minutos y no conocemos a este Barça. ¡Qué bien la presión de la Real pero no da su fruto! Media hora de juego.

Por lo visto en esta primera parte, el Barcelona no es el mismo que las temporadas pasadas. Sin tensión, sin centro del campo, sin intensidad, sin ser él mismo.

Empieza la segunda parte y… ¡gol de la Real Sociedad! William Jose da Silva. Un error de la zaga (Mascherano) y la Real por delante. Queda media hora y el Barcelona está a siete puntos del Real Madrid… hasta que en el primer tiro del Barcelona, en su primer disparo, en el minuto 59… el de siempre, Neymar a Messi que culmina y toma aire.

Las fuerzas se ha equilibrado en la segunda parte y la Real parece cansada pero sigue jugando no de tú a tú, sino como suele jugar el Barça a los demás, dominando y con ocasiones. Gol mal anulado a la Real (muy mal anulado, ni margen de discusión). Ocasiones para la Real y para la Real otra vez y otra vez para la Real.

Partido más que mediocre del Barça, que se aleja de La Liga y siembra serias dudas ante El Clásico. Yo no apostaría por el equipo de Luis Enrique. Un partido decepcionante.

Empate y gracias.

El protagonista: la Real Sociedad

El crack: Eusebio Sacristán (tácticamente ganó en todos los aspectos a Luis Enrique y sus hombres).