tinder-600x338-e1439412008227

Conste que hoy estoy más pendiente del partido que de Tinder, eh, pero bueno, leo en el Esquire una de sus geniales, entretenidas y divertidas listas en las que nos da algunos consejos para triunfar en las apps o páginas de citas.

Muchas cosas interesantes. Por ejemplo, si tienes que elegir entre selfie o foto, elige siempre foto porque se sale mejor por eso de la distancia y esas cosillas. Yo ya me había dado cuenta de eso pero claro, es que soy muy listo. Por cierto, esto está basado en estadísticas y tiene su sentido, así que atended.

Otro consejo viene porque os pongáis a hacer abdominales porque ellos y ellas (los dos sexos) lo primero que buscan en el estómago plano. Pues no, mi barriguilla no le gusta a nadie y ahora empiezo a entender que nadie me dé al Like. Por cierto, hay formas de no sacar la barriga, el Photoshop tiene una opción llamada Recortar creo recordar (en inglés es Crop, eso seguro).

Otra cosa que nos sugiere… ¡Deporte! Nos sugiere el artículo que te hagas una foto con una tabla de surf y eso. Sigo insistiendo que el Photoshop tiene opciones también para eso, porque entre enfrentarme a las olas y a un gin-tonic, elijo claramente lo segundo.

Ah, un consejo importante: si eres religioso no lo confieses de buenas a primeras. Por cierto, y personalmente, yo también salgo espantado con este tema. En cuanto me dicen algo de Dios… me cojo mi aeropatín y.,..

Y llegamos a la que más me gusta y ya terminamos: ¡Quiero ser tu macho! Vamos a ver: te voy a hacer feliz, tener contenta, llevar a cenar. A mí, y lo voy a contar porque esto no lo lee ni Dios, lo que más le gusta del Tinder es leer las descripciones. La mayoría son todas iguales, sí… pero una vez leí… a ver que me acuerde: soy Pepita… y me gusta salir y comer bien y tal y… no te voy a salir barata. ¡Hombre! Yo no soy precisamente el que más valoro la sinceridad así que si la primera cita te cuesta cien euros o más… no sé, ya podríamos ser sinceros los dos ya que nos ponemos, ¿no? Lo de ‘no voy a tener sexo contigo’ también es un descorazonador clásico así como el de no, no no… me refiero: no quiero tatuajes, no quiero fumadores, no quiero melenas, no quiero gente que reste… Tanto no, no no…

Pero bueno, que por desgracia aquí hay mucha liberación y todo lo que quieras pero, lo cierto, es que aún tienes que llevar tú (macho, macho man) las riendas y ofrecer algo que las ponga.ç

Ah, que los hombres no cantan… y que las mires a los ojos y hables de ellos que parece ser que eso les gusta.

Esto se supone que está basado en estadísticas. Perdonad si os parece sexista o algo así pero he fusilado el artículo así que… yo me pongo fumando y con un vaso de whisky en cada mano así que no cumplo una. Si una mujer me hablase, la trataría bien y eso, pero lo de las abdominales y el surf… uffff… A cosas como Tinder se apuntan las que se apuntan (muy respetable) y se apuntan los que se apuntan (muy respetable también). A lo mejor lo nuestro es el Call of Duty y lo tenemos que ir aceptando.

¡Qué bueno el gin-tonic!

Y me refiero… si una tipa busca a alguien que haga surf y abdominales… pues a lo mejor no eres tú su perfil y hace hasta bien en darle al aspa esa, igual tú tampoco eras para ella.

Video: Seth Rogen Hijacks A Stranger’s Tinder | Vanity Fair