pexels-photo-210661

Hoy leo en un artículo (muy interesante, luego le pongo nota, pero esperad un poco) un artículo de Diego Cuevas y me hace reflexionar sobre eso que me dieron a mí y que llamaban Redacción Periodística.

Lo siguiente:

Die eier von Satan, de la banda Tool, era, más que una canción, una troleada importante

¿Una troleada importante? Ojo, que aplaudo la redacción y me encanta pero a mí me hubiesen suspendido en eso que llamaban Redacción Periodística (creo que había hasta cuatro, toma ya). Pues bueno (eso de ‘pues bueno’ se supone que tampoco se puede poner pero…)… ¡que me encanta! Sí, puede que ya los títulos no estén revisados por un comité de expertos y esta velocidad vertiginosa nos haya llevado (me incluyo) a meter la pata a veces pero ha cambiado la manera de entender, e interpretar, la noticia diferente.

Sí, a mí me hubiesen suspendido pero, francamente, ¿a quién le importa ya ahora? No, tampoco creáis que cuando me suspendieron me importó un carajo, la verdad, pero ahora el que tiene cinco novelas publicadas soy así que… por no hablar de que creé un medio relativamente importante en inglés… porque yo lo valgo (por esto sí me puedo ganar una demanda, sí). El caso es que a veces nos topamos con algún error tipográfico, una coma fuera de sitio (no es el caso de este excelente artículo) pero en general creo que con el advenimiento de internet la cosa ha ganado mucha frescura y riqueza.

He hecho cosas horribles en mi vida (bueno, empezar a beber y a fumar, vamos… nada más grave) y quizá la peor fuera elegir periodismo como carrera. Si tampoco estaba tan mal, como llevaba traje y tal en la cafetería me tomaban por profesor y me saltaba la cola (bueno, en realidad me tenían puesto el whisky según llegaba, jeje, cosas de ser un V.I.P.) pero me alegro de temas como eso de ‘troleada importante’ porque ahora podemos leer temas que nos interesan.

Y, ojo que me cuesta reconocerlo, han tenido que ver las redes sociales porque los medios (y ojo, he tenido uno, sé de lo que hablo) han perdido muchísima importancia a favor de ellas. Ahora mandan ellas y una ingente cantidad de visitas viene de ellas (sí, y agárrate a las coletas, hasta un 90%). Así que hay que ser ya más cercano y, si no haces gracia, no vuelven, por mucha matrícula que hayas sacado en los cuatro soporíferos cursos de redacción periodística (conste, por mi elegancia, que no asistí a una sola clase -las pasé todas en el bar- y que sólo me leí los apuntes).

Me alegro de todo esto y desde aquí felicitar de nuevo a Diego Cuevas por su excelente artículo. Entretiene, informa y divierta. ¡Un diez!

P.S: el tipo que me dio redacción periodística estaba obsesionado en no usar gerundios. Con la invasión del english-spanish, spaniglish o lo que quieras… lo debe estar pasando mal. Voy a hacer un poco de running, jeje.

Vamos a escuchar la cancioncita esa que a mí me suena fatal, pero bueno.

Tool – Die Eier Von Satan (Translation)