Gerard Piqué. Fuente: flickr. Autor: Vinod Divakaran
Gerard Piqué. Fuente: flickr. Autor: Vinod Divakaran

Gerard Piqué, el futbolista del Barcelona, es el último en unirse a todo un elenco de estrellas en apoyar a Hilary Clinton en su campaña. Suponemos que Piqué no tendrá derecho a voto pero las elecciones en Estados Unidos han supuesto el mayor fenómeno global que he tenido ocasión de ver. Vamos a ver el tweet.

Sí, aquí, en Francia y en Polonia se conoce el nombre de Donald Trump (desconozco si en Corea del Norte) y gracias a los nuevos medios (sí, internet) el asunto de hablar del alcalde de tu pueblo parece que se está acabando poco a poco y que todos hemos terminado hablando del archi-villano contra el que lucha James Bond.

Basta echar un vistazo a diarios europeos (no cuento a los ingleses, lo siento, ellos tienen sus problemas con tres jueces) para ver el impacto de las elecciones americanas en el resto del mundo. De alguna manera, las propuestas de Trump nos afectaban a todos y el crecimiento ya no es sólo en una granja de Texas sino en New York y también en Europa, y cuando caen los mercados, caen aquí, allí y en todos los lados porque, hoy en día, todo está conectado y el dinero fluctúa como la información, rápidamente (Dios cómo me cuesta no poner ‘a caldo’ a algunos paletos de cierto país bananero, que pretenden volver al paleolítico con sus impuestos y sus empresas locales y sus ‘politiqueos’ baratos).

Los analistas dicen que Clinton ganará fácilmente y nadie espera sorpresas pero hay que esperar aún dos días pero estas elecciones nos han demostrado (my opinion, sorry) que el mundo es hoy más global y que lo de poner barreras está ya fuera de onda (sí, México, tranquilo, que el tipo ese no sale elegido) y que los mercados piden, hoy, una forma global de entender las comunicaciones y la política.

Por si alguien lo duda y piensa que soy gilip… Wall Street opina igual que yo.

Donald Trump sube… y Wall Street cae

Ah, y Piqué tiene una mujer muy chu, chu, chu,  chuliiiii.

Shakira – Estoy Aquí