rojadirecta-para-android

Leyendo el Marca, que está bien, leo una entrevista con Ignacio Trujillo, que se supone que terminó con RojaDirecta cosiéndoles a demandas. La entrevista la podéis leer aquí y no tiene nada de interesante pero vamos a hablar de esto un poco.

Bueno, pues RojaDirecta era una página web en la que entrabas y a través de servicios tipo AceStream o SopCast se podían ver los partidos mientras el usuario se tragaba publicidad por todos los lados. Era difícil no pinchar la publicidad y ahora estos tipos han acabado con ella después de tres años y, claro, dicen que no han surgido nuevas alternativas y el tiupo saca pecho de lo bien que lo han hecho en los tribunales y colaborando con la policía (ejem, pasé tres días en el calabozo una vez y, como dice Bart Simpson, esos no pillan ni un catarro).

Pero bueno, entre los polis y los abogados (juntos por fin) han logrado terminar con una web de enlaces. Por fin el periodista hace una buena pregunta (las preguntas eran todas buenas, una buena entrevista, es que los abogados me caen mal todos) y habla de Spotify y dice que esa página ha conseguido reducir la piratería y que, al final, ver fútbol es caro y que cuándo costará diez euros (que ahora cuesta unos noventa). El abogado responde que cuesta diez y se queda tan pancho (me recuerda a cuando le preguntaban a los candidatos a presidente cuánto costaba un café en la calle y n.p.i.).

Sí, ver fútbol es caro y es un hecho pero con lo que cobra Neymar es normal que sea caro. Lo entiendo y soy capitalista y liberal y todo eso pero alternativas a RojaDirecta ya las hay y cuando terminaron con Napster no terminó la piratería de la música y hoy la industria de la música ha cambiado, para bien o para mal por mucho que se queje Taylor Swift, y nada es lo que era desde que se inventó Napster. Hoy son los archivos torrent y mañana lo llamarán chocolate pero internet ha cambiado todo.

Detrás de todo esto del pirateo, la Deep Web y otras cosillas hay algo más, hablábamos ayer de ello:

Partido Pirata. Islandia. Privacidad

Se llama libertad de información y, sí, algunos aprovechan para hacer negocio de ello pero sigo estando a favor de la legalización de ciertas substancias que, aunque yo consumiría, creo que el que quiera tiene derecho a consumirlas porque no tiene que ser el estado (con minúscula) el que vele por nuestra salud ni el que nos diga en qué sitios de internet entrar o no. Pero bueno, un juez dictaminó que Movistar o Telefónica o como se llame ahora vetase la entrada de los usuarios en RojaDirecta (que sí, había pirateo) y tal… ¿y cuándo en Turquía se vetó la entrada en YouTube porque se ponía a parir al presidente de turno?

Me refiero a que estas actitudes dictatoriales tienen su doble cara y que darles todo el poder a estos leguleyos de m. no nos va a llevar a ningún sitio porque, para nuestro deleite, la tecnología va muy por delante de sus mentes pequeñas que han tardado tres años en tumbar una web. Surgirán otras (y no doy los nombres pero bueno, ¿cómo se dice sand en español? Y a eso le añades visión, busca en google y a la porra).

Cuando al abogado le preguntan qué otras alternativas hay dice que nada, se hace un poco el sueco y admite que ahora lo tienen más difícil. Admitiendo que hubo pirateo, también tenemos que admitir que la ley tiene que adaptarse a la vida, y no que tengamos que adaptar la vida a la ley.

Y ésa es mi visión y el fútbol, en España, está muy caro. ¿100 euros al mes? La gente gana 400. Normal que pirateen.

Video: LunchMoney Lewis – Bills (Official Video)