Bryce Dallas Howard en New York. Fuente: flickr. Autor: aphrodite-in-nyc
Bryce Dallas Howard en New York. Fuente: flickr. Autor: aphrodite-in-nyc

Instagram, identificación fácil y conexión con el cerebro. La guapísima Lace (Bryce Dallas Howard) en un mundo de supuesta felicidad en la que todo el mundo sonríe y es de color de rosa… reacciones a las fotos e Instagram un poco siempre de fondo… Todo el mundo se sabe los nombres de cada cual porque tenemos el móvil conectado al cerebro… y si no te retwittean es un drama (y las cinco estrellas es algo muy importante porque esto va de redes sociales).

Lace se reencuentra con Naomi (Alice Eve) gracias a la magia de las redes sociales, que tiene una isla privada así que nos podemos imaginar. La nombran dama de honor… y la pesadilla comienza.

Alice Eve en Comicon del 2011. Fuente: flcikr. Autor: Gerald Geronimo
Alice Eve en Comicon del 2011. Fuente: flcikr. Autor: Gerald Geronimo

Black Mirror nos devuelve a la soledad a la que nos abocan inexorablemente los medios tecnológicos y la inevitabilidad del hecho. ¿Sinceridad? La falsedad de una fotografía, de una puntuación y tal vez de la vida online de la que parece que ya no podemos librarnos. Sí, parece que esta temporada es bastante menos inglesa y al final del capítulo (spoiler alert, jeje) refleja cierta remota esperanza en poder librarse de eso. Sí, algunos tacos y demás pero mi impresión es que, sí, algo ha cambiado Black Mirror.

Por cierto, el perfil de la camionera era parecidísimo al que yo tengo en Instagram, jejje. ¡ Toma foto!

Whiskey a las 12″!!!! Whiskey at 12!!!

Una foto publicada por Martin Cid (@martincid76) el


Bueno, y ya para terminar os dejo con el tráiler. Ah, por cierto, ¡que me podéis seguir en Instagram, que no os dé vergüenza, jeje!

Video: Black Mirror | Nosedive Featurette [HD] | Netflix