Jon Hamm. Fuente: flickr. Autor: Dominick D
Jon Hamm. Fuente: flickr. Autor: Dominick D

Como vuelve Black Mirror, la serie creada por Charlie Brooker. Sí, está protagonizada por Jon Hamm, Don Draper en la popular serie de la AMC, Mad Men y bueno, este personaje no se parece demasiado al de Mad Men pero tiene en común la cara socarrona de Hamm.

Para empezar, por si no la habéis visto, Black Mirror es una distocia tecnológica (qué palabros) o lo que es lo mismo: lo que puede ser del futuro casi inmediato como van las cosas de la tecnología. Ya las dos primeras temporadas dejaban tan mal cuerpo como buen sabor de boca pues este especial de Navidad White Christmas nos deja el mismo mal sabor de boca porque, y sin eso de tener que decir lo de Spoiler Alert, las cosas no pintan bien.

La serie destaca sobre todo en sus ideas y en su originalidad de planteamientos, sorprendiéndonos en cada episodio y en éste lo hacen constantemente: cuando parece que van por un lado nos mueven al otro y lo que en un principio era a ahora es b y viceversa.

El episodio nos deja algunas preguntas, muchas de ellas derivadas del empleo de la IA y de la clonación digital (que te metan tu alma en un disco duro y a vivir) y es original y te dará bastante tema de conversación si tus amigos no son amantes de los mitos griegos, que entonces mejor que te busques un libro que leer porque esta serie no es para ellos.

Muy recomendable. Pasarás un mal rato, sobre todo al final, pero dará mucho que pensar.

Recomendada.

Video: Especial Navidad | Black Mirror | TNT