Vamos a intentar ser discretos y no hablar directamente pero si habéis entrado aquí seguro que superáis el 100 así que no habrá problema. Como ya estamos en la red esta oscura y llena de depravación (que la hay, sí). ¿Ahora qué? Pues lo primero es encontrar el Wiki (que está desactualizado y funciona fatal, ya lo dijimos) a través de un buscador que, francamente, es probable que no funcione.

No pienso poner los links aquí pero ponéis en google ‘buscadores deep web’ y, ¿sabéis qué? ¡Hasta salen! En fin, luego se cambia de ventanita y ponéis en la otra Deep Web Wiki y si tenéis un poco de suerte (que no es muy difícil) pues vais a un lugar como la Wikipedia pero lleno de enlaces a las .onion en las que podéis acceder, por ejemplo, a Wikileaks o a otros lugares.

Bueno, a partir de aquí hablaremos un poco en clave así que espero que no os moleste porque no quiero a los de negro en la puerta de casa. A ver, un político, por ejemplo, no nos cae bien… Sí, aquí nos dan una solución por unos bitcoins (ya hablaremos, que hoy terminamos con el temita de la Deep Web). Sí, estoy tratando decir que… ayer estaba, hoy ya no está y hay unos familiares llorando mucho.

Bien, también podemos encontrar a gente practicando aberraciones (prometo no haber visto nada de esto pero si habéis visto el vídeo del artículo anterior ya lo sabréis) y digamos que encontrar un virus para espiar los movimientos cibernéticos de tu novia no es difícil. Hay gente con conocimientos de informática (sí, sé cómo se hacen llamar pero no lo digo) y el grupo ese de Anonymous también anda por ahí. Esa cosa llamada satanismo también se practica y hay gente que por unos bitcoins se hace ñam ñam en partes de su cuerpo o pueden hacer ñam ñam a otros. También parece ser que puedes comprar carnecita cruda por correo y no es precisamente de cerdo. Lo de los animalitos mejor ni mencionarlo así como otras formas de hacérselo pasar mal a la gente (sí, empieza por tor… como el navegador… y termina por turas). ¿Que si hay mercado negro? Ya lo dijimos y sí, podemos comprar cigarrillos a mitad de precio y te los mandan a casa creo que sin coste.

Ahora bien… la gente se puede comunicar y se usa en periodismo para que nadie interfiera las comunicaciones. Le propio Newyorker lo usó y sí, nadie puede ver lo que estás haciendo y es por eso que se usa para reclutar tropas para esos grupos malos que salen todos los días en los periódicos pero también para establecer conexiones seguras y que nadie te escuche. Sí, las filtraciones importantes vienen de ahí (Wikileaks es el mejor ejemplo) y tampoco recomiendo que se entre en la página de una tal Mariana (mira, ya lo he dicho) porque ahí se encuentra de todo y nada bueno.

Sí, sé que estoy siendo un poco caótico pero la Deep Web (o Dark Web o Dark Net que también la llaman así). Pues bueno, también (y si no vives en Texas, que entonces para qué molestarse) puedes encontrar un gran variedad en esa cosas que pim pam pum fuego de todos los tamaños y variedades (sí, hasta los que usa Schwarzenegger en Commando).

Una vez vi en Scandal un capítulo en el que a los secuestradores no se les ocurría otra que subastar a la protagonista en esta red. ¿Ocurre esto? Ejem, lo de los pasaportes también anda fino y puedes conseguir documentación de cualquier país haciendo click, click. ¿Contratar a un experto en informática? También, y no me refiero a uno que te formatea el Windows, no, a uno de esos que te consigue contraseñas por un precio adecuado. ¿Cine para adultos? Pues digamos que encontramos por aquí lo más retorcido que nuestras mentes pueden crear y no estoy hablando de la tuya o la mía que igual son bastante normalitas. Luego está que podemos encontrar al Dr Mengele por ahí, sí, o al menos a su reencarnación. Hay gente para todo.

En el vídeo de ahí abajo como Top#1 sitúan a esas cosas que algunos hacen con los niños y algo que ya mencionamos antes que empieza por tor…

Bueno, insistimos que también sirve para comunicarse.

Video: Top 15 Disturbing Things On The Deep Web

Compartir
Artículo anteriorDeep Web. Cómo entrar
Artículo siguienteDeep Web (III): cómo pagar
Martin Cid
Martin Cid es autor de diez libros publicados: Cañitas y Tapeo, El Jugador ante el Espejo, Muerte en Absalón, Ariza; Un Siglo de Cenizas; Propaganda, Mentiras y Montaje de Atracción; Los Siete Pecados de Eminescu; Madrid - Barcelona, los Siete Partidos que Marcaron mi Crisis. Fuma, bebe y se acuesta tarde.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here