pexels-photo-38940

Bueno, sí, éste igual es otro post chorra e igual nadie aprende nada leyéndolo pero en medio meto lo que yo llamo ‘chistes’ que a veces es cierto que no tienen mucha gracia pero si les vas cogiendo el ritmillo pues puede incluso que sonrías. Por cierto, no admito más archivos adjuntos en lo la página de contacto porque no paraba de recibir fotos de chicas buenísimas que me pedían cosas feas y eso. Por favor, desistid ya.

(Por cierto, vaya sonrisa Profiden tiene el de la foto).

Hoy vamos a hablar de los consejos. Un consejo, en teoría, debería ser algo para que te vaya mejor porque te duele algo (el corazón o la barriga o las dos o alguna parte). Bueno, pues no, ¿nunca os ha pasado que cuando verdaderamente se quiere un consejo nadie lo da y cuando no ser quiere todo el mundo se dedica a aconsejarte? A mí por lo menos me pasa. Vale, vestiré demodé según los cánones del Decathlon pero francamente, no me pongo nada de eso por mucho whisky que me haya metido. Un traje y una camisa limpia y zapatos de vestir y eso. ¡Pues no! Y ojo que no pregunto a nadie ni pido consejo sobre la manera de vestir y además opino que los tíos en pantalones cortos… pues no. Pero siempre te viene un tipo en pantalones cortos a decir que vistes mal o tal. Con el pelo ya ni se meten porque deben verme la cara cuando me dicen que tengo que ponerme las polainas.

Pues eso, y la situación contraria es ya que pides consejo: ¿cómo me repongo de esto o de aquello? Y esta vez sí que buscas alguna respuesta, sí. Pero no: vete al médico primero o alguna estupidez por el estilo. Luego el consejo va más allá, y cuando no te hablas con tu familia o similar te sueltan: pues deberías hablarte con la familia porque es lo primero… y luego ir al médico. No, ellos ya saben que soy anti-médico y que lo de los niños pequeños como que no me va y ahora se supone que tengo que ir a la guardería a cuidar de un sobrino al que no conozco (eh, sin fumar, y que no te vean beber que eres un mal ejemplo). Pues nada, al médico y con los sobrinitos de tu hermano el cojo que sabes que te odia. Sinceramente, ¡menudo consejo de m! Si yo lo que quería era no sé, pasármelo bien y eso (no, al médico y a visitar a algún sobrino nauseabundo).

Video: Jennifer Lopez – Ain’t Your Mama

Pues eso, chicos y chicas, la próxima vez que os pidan un consejo mi consejo es éste: tened en cuenta al que tenéis delante y no le digáis eso de: yo soy perfecto, a mí nunca me hubiese pasado o similar porque… ¡sienta fatal! Si no le gusta ir al médico pues le dejáis en paz y eso de ‘otra copita’ pues a lo mejor le anima más que un tacto rectal (que por otra parte puede estar bien, eh, que yo no me meto).

Y eso, que el arte de dar consejos es (para mí y sólo para mí) tener en cuenta al que te pide consejo.

A mí esta chica del vídeo me recuerda a Lindsay Lohan y en cuanto pase un poco la moda y se pase un día de juerga con nosotros… ya verá, ya. Por cierto, Lindsay, ahora estoy libre y soy el único que te va a aguantar el nivelito toda la noche así que aprovecha.

Video: Meghan Trainor – Me Too

Bueno, y para terminar y que no se queje nadie vamos a poner a un tío que bueno, el chico hace de todo e incluso canta (sí, creo que empezó en un grupo de esos de molones que pegaban saltos y que leían a Schopenhauer entre actuación y actuación).

Video: CAN’T STOP THE FEELING! (From DreamWorks Animation’s “Trolls”) (Official Video)