girls-women-happy-sexy-53364

Hoy una chica rubia, con escote y de muy buen ver me dijo que ‘estaba bueno’. Sí, la verdad es que me sentí genial y, sinceramente, lo necesitaba. Sólo tenía un problema: que, literalmente, estaba soñando y que la chica era parte de mi imaginación.

Sí, la cruel realidad es que he tenido otra trombosis, mi novia desde hace 10 años me ha dejado tirado como para ir a Sabina con una canción y del trabajo ni contemos porque eso ha ido mal siempre. No, hace mucho tiempo que no le llaman ‘guapo’ ni nada parecido. Lo más similar en la vida real fue cuando se disculparon el otro día por llamarme ‘gilipollas’ e ‘imbécil’ (en la misma frase sí). Bueno, no sé, al menos me pidieron disculpas que algo es algo.

Pues sí, amiguitos, los cuarenta han empezado coj… y vamos a esperar a ver si termina el año por si la conjura cósmica tenía algo que ver porque menudo año que me ha tocado. Sí, no he tenido cáncer ni me ha atropellado un tranvía (tranquilidad, que aún aún faltan unos meses para terminar el año y puede pasar de todo, y creo que nada bueno).

Ayer el Barça le metió siete al Celtic, que ya sé que no es el Bayern ni el Madrid, pero bueno. Sí, ésos parece que no están en crisis porque, total, te llamas Luis Enrique, sacas a Messi o a cualquiera de ellos y te meten tres goles y hale, a casa a cenar con la mujer que te tendrá la comida preparada (sonará machista, no sé, pero yo prefiero pedirla, ya paso de cocinar ni nada). Que vamos, que el chico se lo curraba cuando era jugador y creo que ahora con Unzúe ha aportado muchas cosas a este Barça pero, claro, que tienes tres tíos arriba (sobre todo Messi y Suárez, a mí Neymar….) que te hacen el trabajo pues no hay crisis ni de los cuarenta ni nada.

Como propósito para sentirme chupi (ya que ni mi ex va a echar para atrás ni la del sueño tiene pinta que se vaya a materializar) he decidido que, por la mañana, voy a dejar de sentirme culpable por los pelotazos. Sí, ahora además he perdido toda la elegancia y tomo el whisky con coca-cola. Sí, va a ser que me falta el chándal y las cadenas porque ya no puedo caer más bajo. Tengo ganas de que llegue eso del New Year’s Eve. Sí, no tengo con quien estar (está Jack, que ése sí que es bueno) pero por lo menos dará fin a este suplicio de año.

¡Pero bueno! Que mañana empieza una nueva era y que llega la sirenita a nuestras cabecitas (sé que es sólo a la mía, que estoy mal pero todavía loco no) y todo va a ser maravilloso a partir de mañana. Otra que me da una envidia que te c… es esta chica del vídeo que voy a poner al final. Sí, la canción es triste y me suena a mi historia, que me dejas porque te sale de ahí abajo. Bien, bien, todo lo que salga de ahí está muy chupi-guay (ay, Leticia (Sabater, claro) cómo te echo de menos). En fin, que además de estar buena en plan jamona total… sabe cantar. Menuda carita tiene la chica y eso que hay entre el… ejem, bueno, que está de buen ver, sabe cantar y… ¿a que ya nadie se acuerda de ella? Esto del tiempo no lo lleva bien nadie así que, si sois jóvenes y lozanos, aprovechad porque las cosas no siempre se mantendrán en las mismas posiciones y la gravedad tiene su efecto (para todos y todas).

Decídselo si no a la chica Disney esta, sí, la que va por ahí por Manhattan pegando a ellos y a ellas y su nombre empieza por L. Sí, la tía es una crack y, vamos, que yo me metía unas rayas con ella sin problema (sí, en comisaría terminas, pero al menos será en Manhattan, no como la última vez que terminé en un barrio de mie… rodeado de polis canis). Va la pobre y en plan niña buena invita a su familia a un viaje exótico en plan familia qué guapos todos y zaca que se pilla una enfermedad de esas que no se curan y que estás jodido toda la vida. Total: ¿no habría valido más quedarse en la Quinta Avenida metiéndote algo como todas las noches? ¿A que lo has pensado después de la gracieta?

Bueno, os dejo con esta excelente canción. Sed buenos y no os metáis nada que yo no hiciera por ningún orificio. Ah, la mejor es la rosita.

Video: Lucie Silvas – What You’re Made Of