pexels-photo-67112

Leo el artículo Internet se nos va de las Manos. Bien, pues lo empecé con cierto recelo pero para. Una mujer, Rosalía Lloret, muy preparada que habla a los lectores sencillamente sobre lo que llaman El Internet de las Cosas (que viene a resumirse, las palabras son mías: todos los objetos conectados a internet, tomando medidas y pasándose la información entre sí). Postulan en el artículo que el problema era (que ya se va a superar) que la información requería del ser humano para ser introducida y que sin la intervención humana que la cosa no furrulaba y que había que arreglarlo. Ejemplo: el control de tráfico sería mejor si lo hiciésemos con máquinas que con agentes haciendo señales (yo creo que en esto estamos hasta todos de acuerdo). Bueno, que el objetivo es que las maquinitas se conecten entre sí y funcionen solas para solucionar cada día más problemas cotidianos sin que un tipo zampándose un bollo frente a un monitor tenga que intervenir).

No, no voy a decir que esto es lo que pasaba en War Games y que si le añades la IA a todo lo anterior la cosa puede terminar mal, no… los ingenieros y visionarios son gente responsable que jamás llevaría una cosa tan sana como la IA a usos militares (lo que no estoy muy seguro es si otra gente también lo será).

Bueno, sea como fuere el futuro, tenemos que reconocer que un sensor mide mejor la temperatura que si extendemos el dedo al aire y nos quitamos la boina y que, si no tenemos que caminar veinte kilómetros hasta el pueblo para pasar esa información y la maquinita lo hace sola… mejor también. En lo que no estoy de acuerdo es que este asunto sea tan novedoso si no que es la aplicación de internet a lo que siempre han sido las máquinas. Dícese, pongo en el procesador de textos Abrir Archivo y la cantidad de procesos que se desencadenan sin que el usuario tenga control son tremendos. Sí, le hemos dado a Abrir Archivo pero el resto de procesos (yo las llamaría rutinas pero meteré la pata) son controlados por el ordenador. Mientras no hacemos nada o nos zampamos un whiskazo viendo una serie, el ordenador está haciendo cosas automatizadas y no nos anda dando el coñazo con que si queremos que la librería esta se bla, bla, bla.

Sí, he exagerado un poco pero creo que eso de la Internet de las Cosas es más bien una aplicación lógica de lo de siempre pero con un nombre nuevo para darle a la cosa más glamour. Para mí es una buena idea que tengas un impermeable o algo así que le diga a tu reloj que hace calor y que hagas el favor de quitarte esa cosa de encima. La idea es, básicamente ésa.

No sé a qué tanto jaleo con esto, la verdad. Aunque antes de conocer qué era el Whatsapp no entendía muy bien por qué tanta locura con eso. Ahora lo entiendo, sí: la gente manda vídeos y estupideces y eso (que está bien, vamos, como lo del impermeable). Bueno, tampoco creo que el Whatsapp vaya a cambiar el mundo aunque, según parece, ya lo ha cambiado y la gente se comunica por ahí. A mí como nadie me escribe… pues eso.

Bueno, me voy tristón. Espero que hayáis entendido que es eso del Internet de las Cosas y sus aplicaciones. A ver qué se les ocurre en el Pentágono que te puedes ca… en fin, vamos a poner algo alegre para terminar. En el vídeo del otro día (con Britney Spears, sí), ésta sí se la sabía, no estoy muy seguro si las otras también. Venga, a tomarse una coca-cola con algo.

Video: Britney Spears – …Baby One More Time