pexels-photo

Hoy me levanto más o menos tempranos, sin resaca y tranquilo. Desayuno y me pongo mi pequeño suplemento de dopamina mañanero (ya sabéis todos cuál es). Bueno, me pongo a leer los periódicos y mi favorito es uno que pone más chorradas que el resto (aunque tengo que reconocer que al Público ese no le gana nadie, pero estoy harto ya de los muertos en la Guerra Civil). Total, que entre Pokémon Go, modelos que han roto con sus novios y bobadas por el estilo… pues me pongo más contento y me arranca una sonrisa.

En fin que por curiosidad pincho en un artículo titulado: Dejar de fumar: 4 pautas alimentarias que debes seguir.

Pues no contentos con hacerte comer sopa de calabaza (que dicen éstos que te relaja, no sé lo de las guerras de la calabaza, pero por el opio sí que se pelearon), brócoli, cebolla cruda, rábano… hacen que te quites el café (el café, sí, que te despierta y hace tu vida feliz) por estas otras cosas: té de canela, infusión de regaliz, té de jengibre, infusión de pasiflora (me están entrando arcaditas, vecinito). En fin, que ve a un dietista para que te ayude a dejar de fumar que convertirá tu vida en un infierno.

Pero sigo leyendo y me lleva a otro artículo que relaciona el hábito de fumar y de beber (yupi, esto sí me interesa): Beber y fumar: el por qué de esa “relación”.

Bueno, pues parece ser que el asunto es una cosa llamada dopamina que hace que te sientas bien y que cuando te fumas un cigarrillo o te tomas una copichuela pues tiras de dopamina para el body y te sientes chupi. Los médicos dicen que sentirse chupi es muy malo porque daña el hígado (que no lo niego, eh, pero lo de sentirse chupi…). En definitiva, que te dan otra dieta que consiste en dejarlo todo a la vez y pasarte a la cerveza sin alcohol (tenía yo un amiguete con el que me las pillaba todas las noches que desayunaba whisin o algo así, whisky sin alcohol, era una verdadera guarrada).

Lo mejor lo dejan para el final con esta frase: “Así cambiarás la sensación de placer y goce en tu cerebro y este no te pedirá un cigarrillo”. Dícese, que me han quitado el placer y el goce del cigarrito (la pipa en mi caso) y la ginebrita (el whisky en mi caso) por un zumo de rábanos que me da un asco que te c… (y oye, si te gusta adelante, que tampoco tengo nada en contra).

Luego me recomiendan otro artículo: Lo que el humo de tu cigarro te impide ver.

Lo primero es que sale una chica fumándose un cigarrillo, así en plan francés, de ésas a las que te apetece invitar a… bueno, ya sabéis, interesante. Luego, una psicóloga (me encantan, a éstas no las invito yo ni a zumo de rábanos) analiza en clave pseudo-poética lo que, parece ser, el humo del cigarrillo no nos deja ver. Entre ellas: la soledad (dice que cuando estás fumando no te enteras ni la disfrutas). Joer, ahora que me ha dejado la novia (y no fue por fumar) prefiero no enterarme de lo solito que estoy así que un cigarrito para el pecho… Otra, la frustración, parece ser que (literalmente): “El humo del tabaco no te permite soportar la frustración, no te deja mirar un mapa tranquilo cuando estás perdido”. Yo, particularmente, no participo en The Blair Witch Project y procuro no meterme en bosques oscuros sin cobertura móvil, para el resto… Google Maps me ayuda y así me fumo una pipa, jeje. Y la cosa sigue y sigue… con que no puedes contemplar los primeros pasos de tu hijo o algo así (no sé por qué, tengo un amigo que incluso le da al hachís y ha podido grabarlo con el móvil sin temblor alguno, y no era un Mac).

Bueno, seguro que esta señora es la leche en su trabajo y que los médicos son como los caballeros Jedi pero a mí no me han convencido (obviamente escribo esto fumando). Joyce, Faulkner… Había unos cuantos tipos a los que respeto que opinaban lo contrario y yo no me veo a Faulkner tomando zumo de rábanos así que, sean o no fruto de otros tiempos, esos otros tiempos me gustaban bastante más que estos.

Sean felices y tomen zumo de rábanos porque, si es por mí, se podría arruinar la cosecha. Como dicen los ingleses… Cheers!

En el vídeo de hoy salen estas dos fieras de la canción fumándose un puraco tremendo. Hale, a disfrutarlo.

P.S: Algunos podrán decir que sólo pongo que chorradas aquí, pero anda que lo de la investidura esa en España tiene narices (y es portada en todos los medios, agarraos a las coletas).

Video: Shakira – Can’t Remember to Forget You ft. Rihanna