Ahora llevo gafas

1
587

Sí, ahora llevo gafas pero casi nunca me las pongo. Me mareo o algo parecido. En fin, vamos a escribir una nueva entrada en esto que por ahí llaman blog, que debiera ser algo así como un diario público.

Igual me animo otra vez a escribir algo. Eso sí, nada que ver con lo que escribía antes, pero nada que ver. Luego también intentaré buscar algunas imágenes sobre el oeste americano (creo que va con minúscula, pero me la pela bastante si no es así) para la portada de Un Siglo de Cenizas, que voy a volver a editar (por cierto, gracias por los pagos y por contestar tan eficientemente a los emails, señor V.). Igual lo pongo hasta gratis, pero necesito una portada que esté chula, no las mierdas que hacen las editoriales españolas de los coj…. Por cierto, si no queréis tacos, compraos burritos porque a partir de ahora me voy a expresar siguiendo mis más eróticos instintos camioneros, o lo que quedan de ellos.

La portada tendría que ser en plan Steel… no sé cómo coño se dice en español. Es un efecto de Photoshop que te lo deja todo. Los diez libros esos más vendidos en el NY Times lo hacen y los más descargados en google también así que sería la mejor opción. Poner una portada para viejos fue y es una real cagada.

En fin, no sé si soy al único que le pasa pero cada vez que salgo a la calle no veo más que a gilipollas a los que se les cae la baba. Mi vena democrática, que nunca estuvo muy hinchada, ya se está consumiendo más y más. Por donde quiera que vaya a la gente se le cae la puta baba y no son capaces ni de articular palabra. Ya no es falta de cultura (eso está bien, cuanta menos mejor) ni la de educación (lo mismo de antes), es la falta de determinación…. La sensación que tienen de falsa seguridad mientras, en realidad, todo se está yendo a tomar por culo poco a poco. O será sólo para mí, la verdad (que sí, todo se ha ido medio a tomar por saco desde hace un tiempo, supongo que desde que se me empezaron a caer los dientes, que no han parado).

En esto último tendrá que ver el alcohol, supongo. ¿Que bebo más de lo que debiera? Joder, el médico no me ha dicho nada (por eso mismito no voy). Aunque cuando me ingresaron por la puta trombosis ya lo pusieron en la ficha: alcohólico. La tía que lo puso era una gran zorra, la verdad. Tenía unos aires…. hasta se permitía corregirme en la manera de emplear los adjetivos. Joder, seré idiota (y alcohólico), pero he publicado cuatro libros y hablo varios idiomas… y ella es una puta pringada en un hospital de mierda de la última especialidad (no me acuerdo ni del hospital ni de la especialidad, lo siento, pero era la que estaba relacionada con la sangre).  Gracias a dios, no la volví a ver (pongo a dios con minúscula porque ahora soy poli… lo que sea… como los vikingos, que tenían muchos dioses). Mi dios es el del whiskey (con una e en medio, aunque la verdad es que me trago cualquier mierda).

Además, no creo que estemos aquí para arrepentirnos de los pecados en la puta iglesia de los cojones (esta iglesia sí que va con minúscula, y la otra también, qué mierda). No puedo comprender como alguien todavía en estos tiempos se va a confesar a un cura que, seguramente, tendrá algún asunto turbio en la puta Dark Web. Creo que en los putos ordenadores de los curas viene instalado el tor por defecto, jeje.

Intentaré no hablar demasiado de la gente que conozco (ya no merece ni la pena). Hay gentecilla maja por ahí aún, pero la mayoría la verdad es que no llegan ni a la categoría de cabrones, sólo son una mierda egoísta (en inglés esto estaría mal dicho, pero qué coj…).

Necesito un puto teclado nuevo porque en esta mierda no hay quien escriba. Eso o dejar de beber… casi que necesito un teclado nuevo, de esos de Logitech, que son cojonudos. Cuestan veinte dólares pero cuando te los cargas se rompen con una facilidad bárbara. (¡Coño, he conseguido escribir una página, hoy hay que celebrarlo a lo grande, botellita de whisky barato que te cayo!).

Bueno, os dejo, a ver si trabajo un poco que si no me echan la bronca. Además, hoy hay burritos para comer. ¡Me encantan! Y muchas gracias por todos los comentarios que habéis dejado aquí, de verdad, ¡unos soletes!