hackers-200x300

Lo que hace la vida, en fin… Ayer Robert Pattinson me reventó el servidor (ya quisiera) y hoy he tenido un curioso invitado dando por el… (donde la espalda pierde… eso).

Hackers

La vida cambia, amigos míos (no soy tan tonto, sé que nadie me lee). Ahora me la tengo que ver con un amigo hacker que trata de hacer sabe Dios qué (yo sí que lo sé, pero bueno) a un sitio brasileño que hace cobros a través del móvil. En fin, espero que no haya pasado nada. Ya más o menos lo solucioné. ¿Qué fue de eso de buscarse un trabajillo, cobrar un sueldo, casarse, tener hijos y morir de una vez sin dejar rastro en este valle de lágrimas? En fin, supongo que los tiempos cambian y este asunto de Robert Pattinson me ha dejado un poco trastornado. He escrito novelas y cuentos y demás mandangas y nada. Venga que lo intenté y venga y venga y nada, llega un chico (que no tengo nada contra él, la verdad), su novia le pone descaradamente los cuernos y hale, a vender noticias y rotativos.

¡Pensar que he estudiado cinco años para darme cuenta de la más que cruel verdad! Lo cierto es que tampoco debería quejarme. Por mis novelas no he recibido ni una palmadita en la espalda pero por el cara-guapa este van y me felicitan. ¡Y encima está escrito en inglés! En fin, cuánto tiempo me habría ahorrado con eso de menos Schopenhauer y más prensa rosa.

Bueno, supongo que tendré que reestructurar Yareah y lo que me queda de vida porque entre la trombosis y el señorito cada día la people me sorprende más y más. Me lo han dicho en un comentario (triste, pero cierto). Por fin has descubierto lo que le interesa a la gente: sexo, mentiras y dinero. ¡Ni siquiera ya el rock and roll! Bueno, a saber de lo que irá mi próxima novela pero lo que es seguro que si sigo por mis fueros no vendo un maldito libro, en fin.

¡Qué tengáis todos un precioso día en esta España del pelotazo!