Ni se quien es ni tiene que ver con el tema
Ni se quien es ni tiene que ver con el tema

Bueno, que hace siglos que no publico nada en español y como tengo una vida en otro lugar pues el mundo cambia y los poetas ya no están en ese sitio del que escribió Lorca (os lo aseguro). En fin, como hay que producir en cadena (que ya lo hizo Warhol y terminó sus días con una nada desdeñable fortuna de 250 millones de euros (las cosas cambian, jeje)) pues voy a publicar algo por aquí de relleno al menos durante el tiempo en el que tarden en cambiar las fotos de la portada.
Las cosas van bien y no tengo trombosis ni nada y en nueve meses que te di Catalina (que es un refrán, nada que ver con la Catalina que conozco, saludos por cierto, a la última presentación no pude ir porque… me dolía la pierna y me asusté bastante). Aparte de la trombosis lo demás más o menos… Jack se curó del todo y le tengo aquí detrás de mí, se pasa el día pendiente esperando el paseo.
Ayer me tomé unas copas pero he dejado casi de beber y la verdad… la vida de abstemio es un coñazo pero no hay más remedio. He perdido totalmente la forma de escribir en español pero, la verdad, me da un poco igual porque para el panorama que hay aquí y allí (allí es para escucharles hablar en español, Dios mío si no se les entiende y os juro que español sí que sé). Si hay alguna falta ruego me disculpen ustedes, mis conspicuos lectores (juas, sé que nadie hay ahí, como en el poema de Poe, pero eso es lo que más miedo da de todo el asunto).
Lo del horario cambiado lo llevo bien porque, en realidad, siempre he vivido de noche (aunque las copas se echan mucho, mucho de menos). No sé si me ha dejado de doler la pierna desde que dejé de beber o dejé de beber porque me dolía la pierna. De todas maneras, y como dijo Arnold (el grande, no el enano ese de la serie que tenía cuarenta años, que ha muerto hace poco y que interpretó a un niño toda su vida): volveré (debería dejar la manía de las acotaciones, que al final me quedan las frases tan mal escritas como las de Schopenhauer).
En fin, si alguien lee esto (que lo dudo) pues que sea feliz y que no mezcle champagne con whisky, que se dedique a lo último que emborracha más, es más económico (así puede decir que está ‘recortando’, jeje) y, además, la resaca es mucho más llevadera.
Saludos.