Un Siglo de Cenizas, de Martín Cid

0
533

“Stanislaus tosió, como siempre, escupió sangre: la enfermedad le consumía”.

“Dicen que jamás hay que golpear la pipa porque se daña la madera. Una pipa es como una mujer, no conviene encariñarse: siempre terminará rompiéndose por algún lado”.

“Aquella tarde, los acostumbrados alaridos de la señora habían cesado. Su estómago se desprendía y ya no podía levantarse de la cama”.

“No paró de maldecir e insultar a sus hijos hasta el final”.

“Se escuchaban pasos y voces, quedas, mientras los hermanos esperaban a que alguien entrase en la habitación y pronunciase las dulces palabras: ha muerto”.

“Un gran tabaco, sin duda: una buena mezcla”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here